Especial HISTORIA AULA
Gorbachov, el fin de la URSS
1985 - 1991
En 1980 la Guerra Fría se hallaba firmemente instalada en la escena internacional. La división del mundo en bloques era más sólida que nunca y las relaciones entre ellos eran tensas y estaban marcadas por la desconfianza y la amenaza nuclear. Sólo doce años más tarde el bloque comunista y la Unión Soviética formaban parte del pasado. Semejante mutación tuvo lugar durante el mandato del último dirigente de la URSS, Mijaíl Gorbachov. Su proyecto reformista, marcado por el doble objetivo de regenerar el comunismo sin acabar con el sistema y poner fin a la tensión en las relaciones internacionales, tuvo resultados contradictorios: si en la esfera mundial se le reconoció como el adalid de un nuevo tiempo de paz, en el interior sus tímidas reformas dieron la oportunidad para que la sociedad se movilizase, desbordando por completo al rígido aparato político soviético y precipitando su extinción.