dateicon
28 de noviembre de 1814
Creación de la Real Orden de San Hermenegildo

Junto con las Órdenes de Carlos III, San Fernando e Isabel la Católica, la Real y Militar Orden de San Hermenegildo es una de las más antiguas de España

Tras el fin de la Guerra de Independencia y su regreso a España, Fernando VII quiso distinguir de algún modo a los militares que habían contribuido a la derrota del ejército francés. El General Wellington pensó que la distinción podría consistir en la concesión de la ya existente Cruz de la Orden de San Fernando reformando los estatutos de ésta en lo que fuese necesario. Sin embargo el Consejo de Guerra consideró más adecuado crear una nueva Orden Militar que recibiría el nombre de San Hermenegildo o San Recaredo. Bajo la advocación de San Hermenegildo, ésta sería aprobada por Fernando VII el 28 de noviembre de 1814. La Orden premiaba la constancia en el servicio de los oficiales de los Reales Ejércitos, Armada y Milicias. Con el paso del tiempo su Reglamento ha conocido diversas modificaciones de forma que hoy en día tienen entrada en ella todos los suboficiales de los Tres Ejércitos y Guardia Civil que se hagan acreedores de la misma. La Real y Militar Orden de San Hermenegildo es en la actualidad una de las más altas distinciones militares de España.


dateicon
28 de noviembre de 1680
Fallecimiento de Bernini

Autor, entre otras obras maestras de la Plaza de San Pedro del Vaticano, Bernini es uno de los máximos exponentes del arte barroco

Tal día como hoy de 1680 falleció en Roma uno de los artísticas más destacados del siglo XVII europeo, Gian Lorenzo Bernini. Escultor, arquitecto y pintor, destacó especialmente en las dos primeras disciplinas en las que llegaría a convertirse en verdadera referencia en su época. Entre sus clientes y mecenas se contaron numerosos miembros de la nobleza romana además de cardenales y papas para los que creó algunas de sus obras más notables. Bernini desarrolló un lenguaje artístico pleno de sentido dramático conforme al gusto y estética barrocos que encontró su expresión más lograda en obras como el grupo de Apolo y Dafne que puede contemplarse en la Galería Borghese de Roma, el Éxtasis de Santa Teresa de Santa María de la Victoria de la misma ciudad o el impresionante Baldaquino de la iglesia de San Pedro en el Vaticano.