2005: El IRA depone las armas

26 de diciembre de 2013

El 28 de julio de 2005 la organización IRA (Ejército de la República Irlandesa) emitió un histórico comunicado en el que ordenaba a todos sus militantes deponer las armas y aunar esfuerzos para reconducir el conflicto del Ulster hacia una solución pacífica. El entonces primer ministro británico, Tony  Blair, recibió satisfecho la noticia y declaró que se inauguraba un “nuevo clima de esperanza y paz” que ponía fin a décadas de conflicto armado.

Blair fue uno de los artífices de la renuncia a la violencia por parte de los dirigentes del IRA. Su incontestable victoria en las elecciones generales de mayo de 1997 al frente del Partido Laborista supuso un punto de inflexión en el enquistado conflicto del Ulster. Su extensa mayoría parlamentaria le otorgó un margen de maniobra política muy superior al de su predecesor en el número 10 de Downing Street, el conservador John Major.

Además, el premier laborista anunció una concesión que resultó fundamental para avanzar hacia un acuerdo: retiró la exigencia de que el abandono de las armas por parte del IRA fuese condición indispensable para que el Gobierno que dirigía se sentara a negociar.

En julio de 1997 el IRA anuncia un segundo alto el fuego tras el primero de 1994. Seis semanas más tarde, el Sinn Féin, su brazo político, se incorpora por primera vez a las negociaciones encaminadas a poner en marcha el proceso de paz.

Reunión decisiva en Belfast

En diciembre de ese año, Blair se reúne en Belfast con Gerry Adams y Martin McGuinness, los líderes de Sinn Féin-IRA. Esa entrevista será el germen del Acuerdo de Viernes Santo de 1998, por el que los gobiernos británico e irlandés, y los líderes unionistas (partidarios de mantener la unión del Ulster y Gran Bretaña) y republicanos (defensores de la unificación irlandesa) llegan a un entendimiento para poner fin al conflicto de Irlanda del Norte.

En el texto que firmaron el 10 de abril en Belfast se comprometían a promover el desarme de los grupos paramilitares. Pero no fue hasta julio de 2005, siete años más tarde, que el IRA comunicaba formalmente el abandono de las armas. Hasta llegar a ese anuncio hubo que superar muchas dificultades. Una de las más duras fue el atentado con coche bomba de Omagh, perpetrado en agosto de 1998 por el IRA Auténtico, una facción opuesta al proceso de paz, que causó 29 muertos y casi 220 heridos.

Contenido relacionado