Carros de combate artesanales: acorazados ‘made in Spain’

14 de julio de 2016

Uno de los elementos diferenciadores de la Guerra Civil con respecto a conflictos anteriores, y que tendrá su máxima expresión años más tarde en la Segunda Guerra Mundial, fue la incorporación de los carros de combate al papel protagonista en los campos de batalla, sustituyendo progresivamente a la caballería. De la guerra de trincheras a los enfrentamientos a campo abierto, los acorazados alemanes, italianos y soviéticos fueron los grandes protagonistas en las batallas del Jarama, Guadalajara y Brunete.

Así, la ofensiva del Jarama, según los expertos, supuso el nacimiento de la guerra moderna. Una lucha novedosa que se instauró en los campos de España hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, también fue el primer gran enfrentamiento en terreno abierto de la contienda española: dos ejércitos deciden superar las líneas enemigas y luchar con todos los medios a su alcance.

Los mejores vehículos blindados fueron los soviéticos: el BT 5Y y el T-26. Sin embargo, serán muy pocos los que lleguen a formar parte de las tropas republicanas.

El T-26 resultó muy eficaz por su agilidad y fácil manejo. Podía alcanzar una velocidad que superaba los 25 km/h a campo traviesa  y se convirtió en la estrella del conflicto.  En el bando nacional se ofrecían suculentas recompensas a aquellos combatientes que consiguieran arrebatárselos al bando republicano.

Alemania, por su parte, había suministrado el Panzer 1 a las tropas franquistas e Italia las tanquetas Fiat.  Estas últimas eran, de largo, las más deficientes en comparación con el resto de acorazados.

Pese al indiscutible protagonismo de los blindados procedentes de otros países, los combatientes españoles de los dos bandos también realizaron aportaciones en el ámbito de los vehículos blindados.  Con el objetivo de hacer frente a la falta de medios y recursos bélicos. Tanto nacionales como republicanos transformaron autobuses, camiones y furgonetas, y los revistieron artesanalmente.  Utilizaron planchas metálicas y los pintaron con consignas propagandísticas.

La aportación fue humilde e aunque ingeniosa. Estos son algunos de los modelos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestra serie de producción propia España, ensayo de una guerra dedica uno de sus episodios a esta temática. Historiadores de la talla de Ángel Bahamonde, Stanley Payne, Luis Togores, Paul Preston e Ignacio José Notario, entre muchos otros, expondrán sus teorías sobre el papel que jugó la Guerra Civil española como laboratorio de pruebas para la Segunda Guerra Mundial. No te pierdas el estreno el próximo lunes 18 de julio a las 22.00 horas.

Contenido relacionado