Los desconocidos Aliados de la Segunda Guerra Mundial

16 de septiembre de 2020

El conflicto armado más importante de todos los tiempos requirió, por supuesto, de las alianzas más grandes de todos los tiempos. A principios de los años 30, nadie podía imaginarse que países como Reino Unido y Estados Unidos pudieran ser aliados de la URSS para cualquier fin.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939, las alianzas comenzaron a forjarse, tanto en el lado del Eje como de los Aliados. En este artículo vamos a explicar quiénes fueron los miembros de los Aliados, los conocidos y los no tan conocidos y cómo participaron para acabar con las potencias del Eje.

Generalmente, cuando se habla de los Aliados, los protagonistas son las cuatro potencias antes mencionadas, pero las fuerzas opuestas a las del Eje fueron muchas más, algunas de ellas de vital importancia para caminar hacia la victoria.

 

SEGUNDA REPÚBLICA DE POLONIA

Polonia fue el primer país en ser invadido por la Alemania nazi en septiembre de 1939. La estrategia de guerra rápida llevada a cabo por los nazis, llamada Blietzkrieg (guerra relámpago) provocó que Polonia quedara invadida en tan solo unos días. Lo cierto es que la URSS también atacó Polonia en septiembre del 39 como resultado de los acuerdos Ribbentrop-Molotov. Como consecuencia de ambas invasiones, Polonia se vio obligada a crear un movimiento de resistencia que se tornó poderoso y contribuyó con fuerzas militares durante el resto de la contienda.

 

 

FRANCIA LIBRE

Tras la invasión de Francia por parte de los nazis, Charles de Gaulle estableció un gobierno en el exilio conocido como la Francia Libre, que, aunque destacadamente débil, contribuyó con los Aliados en la medida de sus posibilidades.

 

Los generales De Gaulle y Giraud se estrechan la mano delante de Roosevelt y Churchill, en la conferencia de Casablanca del 14 de enero de 1943.

 

PAÍSES LATINOAMERICANOS

BRASIL

Brasil participo en la Segunda Guerra Mundial a través de la Fuerza Expedicionaria Brasileña, compuesta por cerca de 30.000 soldados. Estos lucharon en la Campaña de Italia.

 

 

 

MÉJICO

A pesar de que Méjico se declaró neutral en la Segunda Guerra Mundial, lo cierto es que durante los años previos al conflicto ya se habían pronunciado en contra de los sistemas totalitarios. Aunque su participación no fue demasiado relevante. Participaron en ejercicios defensivos en las costas de la baja california, enviaron al Escuadrón 201 a Estados Unidos como apoyo y miles de mejicanos se enrolaron en ejércitos de diferentes países como voluntarios.

Además de Brasil y Méjico, otros países latinoamericanos como Colombia, Argentina o Paraguay participaron en mayor o menor medida junto con los principales Aliados.

 

DE LA ALIANZA A LAS NACIONES UNIDAS: LOS CUATRO POLICÍAS

De sobra conocida es la alianza firmada por Reino Unido, China, Estados Unidos y la URSS. Lo que es menos conocido es el nombre por el que, coloquialmente, se conocía a esta alianza: Los Cuatro Policías. Esta alianza fue ideada por el presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt. Su intención era juntar a cuatro de los países más poderosos del mundo con el objetivo de actuar como garantes de la paz tras la Segunda Guerra Mundial. Estos países se convertirían en los “guardianes del mundo”.

 

Dibujo de 1943 de Franklin Roosevelt de las tres ramas del proyecto original de las Naciones Unidas. La rama de la derecha representa a los Cuatro Policías.

 

A mediados de la guerra se consideraba que los países más poderosos del mundo eran Reino Unido, Estados Unidos y la URSS. China, a pesar de ser considerado un país poderoso, su situación política inestable y su situación menos desarrollada que el resto de los otros tres países, le dejaban al margen de este “tridente de poder”.

Cuando la guerra estaba tocando a su fin y ya se vislumbraba con claridad la victoria de los aliados, Roosevelt consideró que China debía estar incluida entre los guardianes de la paz una vez finalizado el conflicto.

La idea de Roosevelt era sustituir, de alguna manera, a la Sociedad de las Naciones, que se creó tras la finalización de la Primera Guerra Mundial con el objetivo de establecer las bases para la paz. Roosevelt pensaba que la Sociedad era ineficaz y que se hacía necesaria otra organización más eficaz:

“En la actual confusión mundial total, no se considera aconsejable en este momento reconstituir la Sociedad de Naciones que, debido a su tamaño, genera desacuerdos e inacción…”

Durante la conferencia de Yalta, realizada antes del final de la Segunda Guerra Mundial, Roosevelt, junto con Churchill y Stalin, ya hizo mención del concepto Naciones Unidas. Los Cuatro Policías y la conferencia de Yalta fueron la semilla de lo que hoy conocemos como ONU, la Organización De Naciones Unidas.

 

 

Contenido relacionado