En busca de la tumba de Cleopatra

21 de marzo de 2019

ACTUALIZADO. Hace apenas unas semanas el famoso egiptólogo Zahi Hawass lanzaba un bombazo en el mundo de la arqueología, había encontrado la tumba de Cleopatra.

La localización de la última reina de Egipto era todo un misterio desde hace siglos, acorde con su muerte y posterior entierro.

Cleopatra vivió una vida digna de una película de Hollywood. Estuvo en guerra con su hermano por conseguir hacerse con el poder de Egipto y evitar casarse obligada con él, tuvo un hijo ilegítimo con Julio César y acabó viviendo una historia de amor y alienza con Marco Antonio. Con este último tuvo una relación de años y tres hijos no carente de conflictos familiares y militares que desembocaron en una batalla que acabó con el suicidio de Cleopatra y Marco Antonio. Tras la muerte de Cleopatra, Egipto pasó a formar parte del Imperio Romano.

Aunque siempre se ha dicho que se suicidó con la mordedura de un áspid, lo cierto es que su tumba jamás fue encontrada por lo que tampoco se ha sabido nunca la causa real de su muerte.

Por ello cuando el prestigioso arqueólogo Zahi Hawass hizo el anuncio sobre su tumba, los arqueólogos de todo el mundo se quedaron boquiabiertos de que pudieran dar con uno de los misterios de la humanidad, de mayor trascendencia que el hallazgo de la tumba de Tutankamón, convirtiéndose en el descubrimiento del siglo.

Tras décadas de investigación, Hawass ha asegurado que todos los indicios apuntan a que se encuentra en unas galerías subterráneas, a unos metros de profundidad y de difícil acceso en las ruinas del templo Taposiris Magna. Las excavaciones comenzarán en breve, una vez que manden y monten toda la infraestructura necesaria. Además, se cree que Marco Antonio fue enterrado junto a ella por lo que el descubrimiento aumenta aun más la expectación.

Lamentablemente, un tiempo después, el famoso egiptólogo desmentía tal afirmación y aseguraba que la teoría de que la tumba de la reina estaba en el lugar donde él había indicado no es suya y que, además, no la cree cierta. Una enrevesada historia que por el momento no tiene desenlace, ya que las excavaciones continúan sin arrojar nuevas noticias.

Contenido relacionado