Historia del bolígrafo

22 de julio de 2014

El ser humano siempre ha buscado la manera de comunicar sus pensamientos, empleando cualquier tipo de objeto para escribir o dibujar; desde los dedos en la Prehistoria hasta las plumas en la Edad Media.

El inventor del bolígrafo fue John Loud, un curtidor de pieles de origen norteamericano que, en 1888, le puso una bolita a un tubo de tinta para marcar las líneas en las pieles. Loud nunca llegó a patentar ni comercializar el invento, así que el verdadero inventor del bolígrafo es el húngaro Ladislao José Biro.

En ese momento, los bolígrafos eran muy costosos, lo que llevó a Marcel Bich a popularizar los famosos bolígrafos Bic en el año 1953. En la actualidad, Bic vende más de cien billones de bolígrafos al año en todo el mundo.

La aparición del bolígrafo supuso toda una revolución en el mundo de la escritura y el dibujo. Por fin se había inventado el objeto que permitía escribir sin tener que mojar o recargar la pluma.

El bolígrafo es considerado el objeto más práctico, limpio y cómodo a la hora de escribir.

Fuente: IDEAL

Contenido relacionado