Las armas mas mortíferas del mundo

18 de julio de 2018

El mundo de la guerra cambió la industria armamentística por completo, ¿o tal vez fue al revés? 

A pesar de haber existido guerras desde que el mundo es mundo, la industrialización fue clave para el desarrollo y producción de nuevas armas que marcaron la diferencias en conflictos como la Primera Guerra Mundial o la Guerra Civil.

Hasta ese momento, la forma de enfrentarse no había cambiado mucho. Los combates cuerpo a cuerpo eran los que ganaban o perdían guerras. Poco a poco, se fueron introduciendo nuevos elementos para dotar de ventaja táctica a un ejército como fueron las catapultas o los cañones. Aun así, el daño no era demasiado elevado y era necesaria la intervención directa de los soldados.

La idea de “movilidad” era la que se buscó a principios del SXX. Se comenzaron a crear nuevas armas que permitieran abrir brechas en las defensas enemigas para poder continuar con el ataque. En 1914 el ejército británico comenzó a investigar la forma de fabricar un vehículo autopropulsado capaz de adentrarse en el frente, derribar barricadas y aguantar los impactos de bala. El primer tanque, bautizado como Little Willie, hizo aparición en 1915. Después de asombrar a los ejércitos con las posibilidades de esta nueva máquina, los principales ejércitos se aventuraron a fabricar los suyos, siendo una pieza clave en la Primera Guerra Mundial. Desde entonces, la evolución en esta máquina de guerra ha sido vertiginosa, dotándola de munición cada vez mas potente para atacar lo más cerca posible y crear un mayor daño.

Otra de las armas más peligrosas es el Gas VX. Esta arma solo la tiene el ejército estadounidense (que se sepa). El gas, al ser liberado a la atmósfera, tarda días o incluso meses en evaporarse. Al contacto con el ser humano provoca alteraciones en el sistema nervioso causando ataques y convulsiones y llegando a la muerte. Es un arma silenciosa capaz de acabar con millares de personas.

Sin duda una de las armas más mortíferas y letales es la bomba nuclear. Desarrollada bajo el Proyecto Manhattan durante la IIGM. La posesión de esta arma es punto de debate desde hace más de 50 años por la amenaza que supone. Ha sido utilizada en dos ocasiones, Hiroshima y Nagasaki, matando a casi 300.000 personas y destruyendo todo a su paso. Es una de las armas que más temen los gobiernos ya que puede ser lanzada a kilómetros de distancia y causar una devastación inmediata sin precedentes. Actualmente cuenta con armamento nuclear China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos. Estos países están dentro del Tratado de No Proliferación Nuclear, el cual restringe la posesión de armas nucleares. Otros países, no acogidos a este tratado, pero que también cuentan con armamento nuclear son Corea del Norte, India y Pakistán.
Dentro de las armas nucleares hay una bestia, el R-36M Voevoda o como se le ha bautizado, SS-18 Satan (según la escala de calificación de armas de la ONU). Este misil lleva en su interior 10 ojivas nucleares de 800 kilotones. En caso de detonar en un núcleo urbano, es capaz de arrasar un radio de 7 kilómetros y matar a más de 500.000 personas. En la actualidad, el ejército ruso cuenta con 46 misiles de estas características, aunque ya está trabajando en uno con nuevas “mejoras”.

Aunque se desconoce la potencia de muchas armas, enterradas en arsenales fuertemente vigilados bajo kilómetros de tierra, hoy por hoy los expertos coinciden en que el tipo de arma más terrible hoy en día son las armas biológicas. Son microorganismos y toxinas dirigidas a todo ser o ente vivo capaces de matar en pocos segundos y sembrar el pánico. Estas armas llevan usándose durante siglos y su evolución ha sido vertiginosa. Ya en el siglo XIV el ejército tártaro catapultaba cuerpos infectados con peste para contagiar a sus enemigos. En el SXVIII tropas británicas regalaron mantas infectadas de viruela a los indios de Delaware. Hoy en día estas armas han sido modificadas genéticamente para ser aún más dañinas. Entre las más “comunes” se encuentra el ántrax. El ántrax es una infección provocada por una bacteria denominada Bacillus anthracis. Esta bacteria fabrica esporas que pueden vivir años y ellas son las que provocan la enfermedad cuando entran en el cuerpo. Pueden ser liberadas a través de comida, agua u objetos sin llamar la atención. En 2001 Estados Unidos entró en alerta después de que cinco personas murieran a causa de un ataque con esta bacteria a través de cartas.

Si quieres saber más acerca de las armas, no te pierdas este domingo a las 22h el estreno de nuestra nueva serie ¡A las armas!.

 

Contenido relacionado