Las claves acerca del holocausto

28 de mayo de 2021

Un estudio que la CNN llevó a cabo en 2018 mostró que uno de cada 20 europeos encuestados nunca había oído hablar del holocausto. Casi 80 años tras una de las peores atrocidades vividas por la humanidad, lo ocurrido debe ser conocido por toda la humanidad. Y aunque la negación del Holocausto es ilegal en algunos países, en otros muchos no lo es.

El origen de la palabra “Holocausto” se halla en las palabras griegas “holos” (entero) y “kaustos” (quemado) y se usó históricamente para describir una ofrenda de sacrificio de quema en un altar. Desde 1945, la palabra adquirió un nuevo y horrible significado: la persecución ideológica y sistemática patrocinada por el estado y el asesinato en masa de millones de judíos, discapacitados intelectuales, disidentes, homosexuales y gitanos por el régimen nazi alemán entre 1933 y 1945.

Para el líder nazi antisemita Adolf Hitler, los judíos eran una raza inferior, una amenaza ajena a la pureza y a la comunidad racial alemanas. Después de años de dominio nazi en Alemania, durante los cuales los judíos fueron constantemente perseguidos, la «solución final» de Hitler, ahora conocida como el Holocausto, se materializó al amparo de la Segunda Guerra Mundial, con centros de matanza masiva construidos en los campos de concentración de la Polonia ocupada. Aproximadamente seis millones de judíos y otros cinco millones, atacados por razones raciales, políticas, ideológicas y de comportamiento, murieron en el Holocausto. Más de un millón de los que murieron eran niños.

 

Antes del Holocausto: antisemitismo histórico y ascenso al poder de Hitler

El antisemitismo en Europa no comenzó con Adolf Hitler. Aunque el uso del término en sí data solo de la década de 1870, hay evidencia de hostilidad hacia los judíos mucho antes del Holocausto, incluso desde el mundo antiguo, cuando las autoridades romanas destruyeron el templo judío en Jerusalén y obligaron a los judíos a abandonar Palestina.

La Ilustración, durante los siglos XVII y XVIII, hizo hincapié en la tolerancia religiosa, y en el siglo XIX Napoleón y otros gobernantes europeos promulgaron leyes que pusieron fin a las antiguas restricciones impuestas a los judíos. El sentimiento antisemita perduró, sin embargo, en muchos casos adquiriendo un carácter racial en lugar de religioso.

El gobierno suizo y las instituciones bancarias han reconocido en los últimos años su complicidad con los nazis y han establecido fondos para ayudar a los supervivientes del Holocausto y otras víctimas de abusos de derechos humanos, genocidio u otras catástrofes.

 

Revolución nazi en Alemania, 1933-1939

Los objetivos de pureza racial y expansión territorial eran el núcleo de la cosmovisión de Hitler, y desde 1933 en adelante se combinarían para formar la fuerza impulsora detrás de su política exterior e interior. Al principio, los nazis reservaron su persecución más dura para opositores políticos como comunistas o socialdemócratas. El primer campo de concentración oficial se abrió en Dachau (cerca de Munich) en marzo de 1933, y muchos de los primeros prisioneros enviados allí eran comunistas.

Al igual que la red de campos de concentración que siguió, que se convirtió en el campo de exterminio del Holocausto, Dachau estaba bajo el control de Heinrich Himmler, jefe de la guardia nazi de élite, la Schutzstaffel (SS), y más tarde jefe de la policía alemana. En julio de 1933, los campos de concentración alemanes (Konzentrationslager en alemán, o KZ) tenían a unas 27.000 personas en «custodia protectora».

En 1933, los judíos en Alemania sumaban alrededor de 525.000, solo el 1 por ciento de la población alemana total. Durante los siguientes seis años los nazis emprendieron una “arianización” de Alemania, despidiendo a los no arios del servicio civil, liquidando negocios de propiedad judía y despojando a los abogados y médicos judíos de sus clientes.

 

Grandes almacenes de Israel en Berlín el 1 de abril de 1933. «¡Los alemanes se defienden! No compren a los judíos».

 

Según las Leyes de Nuremberg de 1935, cualquier persona con tres o cuatro abuelos judíos se consideraba judío, mientras que aquellos con dos abuelos judíos eran designados Mischlinge (mestizos).

Según las leyes de Nuremberg, los judíos se convirtieron en un objetivo a base estigmatización y persecución. Esto culminó con la Kristallnacht, o la «noche de los cristales rotos» en noviembre de 1938.

 

 

Se quemaron sinagogas alemanas y se rompieron las ventanas de las tiendas judías; unos 100 judíos fueron asesinados y miles más arrestados. De 1933 a 1939 cientos de miles de judíos que pudieron salir de Alemania lo hicieron, mientras que los que se quedaron vivieron en un estado constante de incertidumbre y miedo.

 

Comienzo de la Segunda Guerra Mundial, 1939-1940

En septiembre de 1939, el ejército alemán ocupó la mitad occidental de Polonia. La policía del régimen pronto obligó a decenas de miles de judíos polacos a abandonar sus hogares y los guetos, entregando sus propiedades confiscadas a alemanes étnicos (no judíos fuera de Alemania que se identificaban como alemanes), alemanes del Reich o gentiles polacos.

Rodeados de altos muros y alambre de púas, los guetos judíos de Polonia funcionaban como ciudades-estado cautivas, gobernadas por consejos judíos. Además del desempleo, la pobreza y el hambre generalizados, la superpoblación convirtió los guetos en caldo de cultivo para enfermedades como el tifus.

 

 

Mientras tanto, a partir del otoño de 1939, los funcionarios nazis seleccionaron alrededor de 70.000 alemanes institucionalizados por enfermedades mentales o discapacidades para ser gaseados hasta la muerte en el llamado Programa de Eutanasia. Después de que prominentes líderes religiosos alemanes protestaron, Hitler puso fin al programa en agosto de 1941, aunque los asesinatos de discapacitados continuaron en secreto, y en 1945 unas 275.000 personas consideradas discapacitadas de toda Europa habían sido asesinadas.

 

Hacia la «solución final», 1940-1941

Durante la primavera y el verano de 1940, el ejército alemán expandió el imperio de Hitler en Europa, conquistando Dinamarca, Noruega, los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Francia. A partir de 1941, judíos de todo el continente, así como cientos de miles de gitanos europeos, fueron transportados a los guetos polacos. La invasión alemana de la Unión Soviética en junio de 1941 marcó un nuevo nivel de brutalidad en la guerra. Las unidades móviles de matanza llamadas Einsatzgruppen asesinarían a más de 500.000 judíos soviéticos y otros (normalmente a tiros) en el transcurso de la ocupación alemana.

 

 

Un memorando fechado el 31 de julio de 1941, del máximo comandante de Hitler, Hermann Goering, a Reinhard Heydrich, jefe del SD (el servicio de seguridad de las SS), se refería a la necesidad de un Endlösung (solución final) a «la cuestión judía». A partir de septiembre de 1941, todas las personas designadas como judías en territorio controlado por los alemanes fueron marcadas con una estrella amarilla, lo que las convertía en objetivos abiertos. Pronto, decenas de miles fueron deportados a los guetos polacos y las ciudades ocupadas por los alemanes en la URSS.

Desde junio de 1941, se habían realizado experimentos con métodos de matanza masiva en el campo de concentración de Auschwitz, cerca de Cracovia. Ese agosto, 500 funcionarios asesinaron con gas a 500 prisioneros de guerra soviéticos con el pesticida Zyklon-B. Las SS pronto hicieron un gran pedido de gas a una empresa alemana de control de plagas, un ominoso indicador del Holocausto que se avecinaba.

 

Campos de la muerte del Holocausto, 1941-1945

A partir de finales de 1941, los alemanes comenzaron los transportes masivos de personas desde los guetos de Polonia a los campos de concentración, comenzando con aquellas consideradas como las menos útiles: los enfermos, los ancianos, los débiles y los muy jóvenes. Los primeros gaseamientos masivos comenzaron en el campo de Belzec, cerca de Lublin, el 17 de marzo de 1942. Se construyeron otros cinco centros de matanza en masa en los campos de la Polonia ocupada, incluidos Chelmno, Sobibor, Treblinka, Majdanek y el más grande de todos, Auschwitz-Birkenau. De 1942 a 1945 los judíos fueron deportados a los campos de toda Europa, incluido el territorio controlado por Alemania, así como los países aliados con Alemania. Las mayores deportaciones tuvieron lugar durante el verano y el otoño de 1942, cuando más de 300.000 personas fueron deportadas solo del gueto de Varsovia.

 

Auschwitz-Birkenau

 

Hartos de las deportaciones, las enfermedades y el hambre constante, los habitantes del gueto de Varsovia se levantaron en revuelta armada. El levantamiento del gueto de Varsovia del 19 de abril al 16 de mayo de 1943 terminó con la muerte de 7.000 judíos y 50.000 supervivientes enviados a campos de exterminio. Pero los combatientes de la resistencia habían mantenido a raya a los nazis durante casi un mes, y su revuelta inspiró otras en los campamentos y guetos de la Europa ocupada por los alemanes.

Aunque los nazis intentaron mantener en secreto el funcionamiento de los campos, la magnitud de la matanza hizo que esto fuera prácticamente imposible. Testigos llevaron informes de las atrocidades nazis en Polonia a los gobiernos aliados, quienes fueron duramente criticados después de la guerra por no responder o por no dar a conocer la noticia de la masacre masiva. Esta falta de acción probablemente se debió principalmente al enfoque de los Aliados en ganar la guerra en cuestión, pero también fue el resultado de la incomprensión general con la que se recibieron las noticias del Holocausto y la negación y la incredulidad de que tales atrocidades pudieran estar ocurriendo en tal escala.

Solo en Auschwitz, más de 2 millones de personas fueron asesinadas en un proceso que se asemeja a una operación industrial a gran escala. Una gran población de presos judíos y no judíos trabajaba en el campo de trabajo allí; aunque solo los judíos fueron gaseados, miles más murieron de hambre o enfermedades. Y en 1943, el eugenista Josef Mengele llegó a Auschwitz para comenzar sus infames experimentos con prisioneros judíos.

 

Richard Baer, Josef Mengele y Rudolf Höß. Auschwitz, 1944.

 

Su área especial de atención fue la realización de experimentos médicos en gemelos, inyectándoles todo tipo de sustancias, desde gasolina hasta cloroformo, con el pretexto de darles tratamiento médico. Sus acciones le valieron el apodo de «el ángel de la muerte».

 

El dominio nazi llega a su fin, 1945

En la primavera de 1945, el liderazgo alemán se estaba disolviendo en medio de la disensión interna, con Goering y Himmler buscando distanciarse de Hitler y tomar el poder. En su última voluntad y testamento político, dictado en un búnker alemán ese 29 de abril, Hitler culpó de la guerra a «la judería internacional y sus ayudantes» e instó a los líderes y al pueblo alemanes a seguir «el estricto seguimiento de las leyes raciales y con una resistencia despiadada contra los envenenadores universales de todos los pueblos ”: los judíos. Al día siguiente Hitler se suicidó. La rendición formal de Alemania en la Segunda Guerra Mundial se produjo apenas una semana después, el 8 de mayo de 1945.


Leer más > Así fueron los últimos días de Hitler


Las fuerzas alemanas habían comenzado a evacuar muchos de los campos de exterminio en el otoño de 1944, enviando a los reclusos bajo guardia a marchar más lejos de la línea del frente del enemigo que avanzaba. Estas llamadas «marchas de la muerte» continuaron hasta la rendición alemana, resultando en la muerte de unas 250.000 a 375.000 personas. En el libro «Supervivencia en Auschwitz», el autor judío italiano Primo Levi describió su propia sensación, así como la de sus compañeros de prisión en Auschwitz el día antes de que las tropas soviéticas llegaran al campo en enero de 1945: un mundo de muerte y fantasmas. El último rastro de civilización se había desvanecido a nuestro alrededor y dentro de nosotros. La obra de degradación bestial iniciada por los alemanes victoriosos, había sido llevada a cabo por los alemanes en la derrota «.

 

Consecuencias e impacto del Holocausto en el tiempo

Las heridas del Holocausto, conocidas en hebreo como Shoah, o catástrofe, tardaron en sanar. A los supervivientes de los campos les resultó casi imposible regresar a casa, ya que en muchos casos habían perdido a sus familias y habían sido denunciados por sus vecinos no judíos. Como resultado, a finales de la década de 1940 se produjo un número sin precedentes de refugiados, prisioneros de guerra y otras poblaciones desplazadas que se desplazaban por Europa.

En un esfuerzo por castigar a los villanos del Holocausto, los Aliados celebraron los Juicios de Nuremberg de 1945-46, que sacaron a la luz las atrocidades nazis. La creciente presión sobre las potencias aliadas para crear una patria para los judíos sobrevivientes del Holocausto conduciría a un mandato para la creación de Israel en 1948.

Durante las décadas que siguieron, los alemanes de a pie lucharon contra el amargo legado del Holocausto, mientras los sobrevivientes y las familias de las víctimas buscaban la restitución de la riqueza y las propiedades confiscadas durante los años nazis. A partir de 1953, el gobierno alemán hizo pagos individuales a judíos y al pueblo judío como una forma de reconocer la responsabilidad del pueblo alemán por los crímenes cometidos en su nombre.

Contenido relacionado