La fiesta del conde Étienne de Beaumont

23 de diciembre de 2013

El conde Étienne de Beaumont fue una de las personalidades más destacadas de la alta sociedad parisina del cambio de siglo. Diseñador de vestuario, pintor, joyero y, sobre todo, mecenas de las artes (bajo su protección se encontraban pintores como Picasso y Braque y músicos como Eric Satie), el conde era conocido por sus asombrosas fiestas y bailes de disfraces.

Junto a su mujer Edith, Étienne de Beaumont organizaba veladas exclusivas en su palacio de la rue Masseran de París, a tiro de piedra de la torre Eiffel. Los artistas de vanguardia más destacados, como la mismísima Coco Chanel, le ayudaban a decorar sus habitaciones y jardines para que no faltara de nada, y él mismo se diseñaba sus propios trajes de aires andróginos.

En 1920 organizó una de estas fiestas que sería recordada por el espectacular traje de otra excéntrica figura de la sociedad de la época, Luisa Casati, Marquesa Casati Stampa di Soncino. Esta rica heredera, la mayor fortuna de la Italia de entonces, quiso deslumbrar más que su anfitrión y se diseñó un traje de San Sebastián. El traje consistía en una armadura de la que sobresalían centenares de flechas que debían encenderse al hacer su aparición en el salón. Sin embargo, algo falló en el diseño y un cortocircuito provocó que el traje se convirtiera en una gigantesca chispa. Poco faltó para que la elegante dama quedara convertida en una auténtica mártir.

La condesa, avergonzada por el ridículo, se retiró a sus aposentos y mandó una nota al conde disculpándose: “Mille regrets” (Mil disculpas).

El humorista Flipy cuenta en este vídeo cómo se desarrolló esa fiesta.

 

CONDE ETIENNE AH from Chello Multicanal on Vimeo.

Contenido relacionado