Los cinco lugares más misteriosos del mundo

6 de septiembre de 2018

El planeta está lleno de lugares misteriosos. A veces por las formaciones o mitos que giran en torno a ellos y otras por las cosas inexplicables que ahí suceden. 

Uno de estos sitios son las Montañas de la Superstición de Arizona (EE.UU.). En este lugar de nombre idílico, cuenta la leyenda que hay una mina de oro. La persona que lo descubrió, llamada Jacob Waltz, desveló su situación a única persona de la que nadie sabe nada. Desde el siglo XIX, cientos de personas han intentado sin éxito encontrar la mina de oro. Los indígenas que pueblan estas tierras afirman que el lugar está habitado por las almas que intentaron encontrar sin éxito la mina, y además afirman que la puerta del infierno está situada en este lugar.

 

En el Océano Pacífico cerca de Japón se encuentra El mar del diablo o El Triángulo del Dragón. Los primeros escritos sobre misteriosas desapariciones datan de hace más de 1000 años. Este triángulo maldito sigue una línea desde el oeste de Japón al Norte de Tokio, llegando hasta un punto del Pacífico y volviendo por las Islas Ogasawara y Guam. Es una zona de mucha actividad sísmica, con fosas de más de 12 km de profundidad y un fondo marino en continua transformación. Numerosos pesqueros, buques de la armada y hasta aviones, han perecido en sus aguas. De la gran mayoría, jamás se ha hallado rastro.

 

Otro triángulo que parece estar maldito es el Triángulo de Bennington. Situado cerca del monte Glastonbury, en el estado norteamericano de Vermont, está una recóndita zona boscosa donde decenas de personas han desaparecido sin dejar rastro. Esta zona estaba rodeada hace décadas por localidades con una importante actividad industrial, pero empezaron a decaer y quedarse abandonadas a finales del Siglo XIX. En este punto se han descubierto numerosas pistas sobre “Bigfoot”, se han avistado ovnis y se ven con frecuencia extrañas luces. Los indios nativos ya se referían hace muchos años a esta zona como una zona maldita a la que había que evitar ir.

 

En Pensilvania (EE.UU.) se encuentra abandonada la. Fue edificada en 1829 y la primera en introducir el sistema de aislamiento. Los presos vivían aislados de todos, solos en su celda e incluso si tenían que salir a los pasillos, se les ponía una capucha negra para que no pudieran ver nada. En 1913, cuando el número de presos que se volvieron locos alcanzó cifras alarmantes, la prisión modificó su sistema de aislamiento y se mantuvo abierta como una cárcel común hasta 1970. Los presos y funcionarios que estuvieron en ella en algún momento, coincidían en describir acontecimientos sobrenaturales. Gritos en plena noche, conversaciones y figuras oscuras, se empezaron a ver con mayor frecuencia dentro de los muros de la cárcel. En 1971 se cerró la prisión, pero los fenómenos no han cesado. Varias personas han coincidido en afirmar que se puede ver a veces una figura oscura en la torre de los guardias o una conversación lejana entre las celdas 11 y 12.

 

Pero, sin duda, el lugar por excelencia en cuanto a misterios y desapariciones se trata, es el Triángulo de las Bermudas. Esta zona está ubicada entre las Islas Bermudas, Florida y Puerto Rico. Hasta la fecha se sabe de al menos 75 aviones y cientos de barcos que han desaparecido en el último siglo. Durante décadas se ha estudiado qué ocurre en este punto maldito del planeta. Un grupo de expertos meteorólogos habla sobre una serie de condiciones meteorológicas extremas que mezclan vientos huracanados que surgen de las nubes hasta la superficie del mar. Estos vientos llamados “bombas de aire” hacen que los aviones se vean succionados hasta el fondo del mar. Además, generan olas de hasta 14 metros de altura que tumban todo lo que haya en la superficie del Océano Atlántico. Lo cierto es que, a pesar de ser una teoría plausible, muchos de estos aviones y barcos jamás han aparecido, ni siquiera restos ni usando potentes radares.

Contenido relacionado