Cómo el Rancho Skinwalker se convirtió en un hervidero de actividad paranormal

8 de julio de 2020

Informes de ovnis, círculos en los cultivos, mutilación de ganado y criaturas que cambian de forma en el rancho Skinwalker.

Unos lo llaman un lugar sobrenatural, otros lo consideran «maldito». Terry Sherman quedó tan traumatizado por los acontecimientos ocurridos en su nuevo rancho, que 18 meses después de trasladar a su familia a la propiedad que ahora muchos conocen como «Rancho Skinwalker» en el noreste de Utah (Estados Unidos), vendió el terreno de 210 hectáreas.

Él y su esposa Gwen compartieron sus experiencias escalofriantes con un periodista local en junio de 1996: habían visto misteriosos círculos en los cultivos, ovnis, y la mutilación sistemática y repetida de su ganado, de una manera extrañamente quirúrgica y sin sangre. A los tres meses de la publicación de la historia, el magnate inmobiliario de Las Vegas y entusiasta de los ovnis Robert Bigelow compró la propiedad por 200.000 dólares.

 

 

Bajo el nombre de Instituto Nacional para la Ciencia del Descubrimiento, Bigelow estableció vigilancia permanente del rancho, con la esperanza de llegar al fondo de las afirmaciones paranormales. Pero mientras esa vigilancia arrojó un libro, Hunt for the Skinwalker: Science Confronts the Inexplicated, en el que varios de los investigadores afirmaron haber visto actividades paranormales, no pudieron capturar ninguna evidencia física significativa que respaldara a los Sherman. Después el rancho fue revendido a Adamantium Real Estate, que desde entonces ha establecido el nombre comercial «Skinwalker Ranch».

¿Habían mentido los Sherman sobre lo que vieron? ¿O eran víctimas de un engaño colectivo? Sin evidencias, las historias que contaron eran difíciles de creer, pero no eran las únicas. La Cuenca de Uinta, en el este de Utah, ha sido un hervidero de avistamientos paranormales a lo largo de los años y algunos ufólogos lo han considerado «Callejón OVNI». «No se puede tirar una piedra en el sur de Utah sin golpear a alguien que no haya sido abducido», dijo el cineasta local Trent Harris al Deseret News.

De hecho, según Hunt for the Skinwalker, desde que llegaron los primeros exploradores europeos, se han visto objetos extraños en los cielos: en 1776, el misionero franciscano Silvestre Vélez de Escalante escribió sobre extrañas bolas de fuego que aparecían sobre su fogata en El Rey. Y antes de los europeos, los pueblos indígenas ocuparon la cuenca del Uintah. Hoy, «Skinwalker Ranch» linda con la Reserva Indígena Uintah y Ouray de la Tribu Ute.

¿Los Sherman estaban viendo cosas que los nativos americanos cercanos habían notado siglos antes?

 

Criaturas misteriosas

No todo lo que los Sherman vieron en su rancho eran ovnis en el cielo. También afirmaron ver misteriosos animales gigantes: un lobo tres veces más grande que un lobo normal al que Terry disparó a corta distancia varias veces con un rifle, aparentemente sin efecto.

La noche del 12 de marzo de 1997, después de que el rancho hubiera sido vendido, el bioquímico Colm Kelleher, que trabajaba con el Instituto Nacional de Ciencias de Descubrimiento de Bigelow, afirmó haber visto una gran criatura humanoide espiando al equipo de investigación desde un árbol. Como detalló en Hunt for the Skinwalker, la criatura estaba aproximadamente a 50 metros de distancia, observando al equipo de desde una rama de un árbol a 6 metros del suelo.

«La gran criatura yacía inmóvil en el árbol», afirma Kelleher. «La única señal de la presencia de la bestia era una penetrante luz amarilla en sus ojos, que no parpadeaban mientras nos miraban fijamente». Después de que Kelleher disparara a la criatura con un rifle, desapareció.

 

El nombre «skinwalker»

Los repetidos avistamientos de criaturas humanas han llevado a algunos a usar el nombre de «Skinwalker» para nombrar al rancho. El skinwalker es un personaje del folklore tribal navajo que cambia de forma. Entre los navajos, los skinwalkers son como hombres lobo: criaturas malvadas que pueden transformarse en lo que quieran.

Pero el rancho familiar de Sherman estaba a 650 kilómetros al norte de la Nación Navajo. Estaba al lado del territorio de los Ute. “Cuando los Utes y los Navajo se cruzaron, tuvieron muchos problemas”, explica la historiadora Sondra Jones, autora de Being and Becoming Ute.

«No fue amistoso», dice Jones. “Los navajos eran personas agresivas; cogieron esclavos Ute”. Además hubo un conflicto directo cuando los navajos intentaron ascender a territorio Ute «.

 

Agua maldita, luces malditas

Si bien los skinwalkers no aparecen en la religión de los Ute, todavía hay aspectos del rancho que tienen sentido dentro del contexto de la tradición Ute.

Otros avistamientos extraños han ocurrido muy cerca, en Bottle Hollow, un pantano artificial de 170 hectáreas en tierra de los Ute que linda con el rancho y que fue llenado de agua dulce en 1970 por mandato del gobierno federal. En 1998, un oficial de policía vio una gran luz sumergirse en el embalse y luego reaparecer, volando hacia el cielo nocturno. Una noche de 2002, cuatro hombres jóvenes de situados al borde del embalse vieron una bola azul-blanca entrar en el lago artificial.

Según Hunt for the Skinwalker, la bola resplandeciente se zambulló en el agua a solo unos metros de la orilla, luego apareció segundos después con una nueva forma: una brillante luz en forma de cinturón. «Después de realizar una breve danza aérea retorciéndose, el cinturón de luz se deslizó muy rápidamente, rozando el suelo antes de desaparecer debajo de la cima de Skinwalker Ridge».

La aparición de fenómenos sobrenaturales en los alrededores de Bottle Hollow tiene sentido en el contexto de la creencia de los Ute. Según Jones, entre los Utes «los manantiales y ciertas vías fluviales eran depósitos de poder negativo … Había espíritus malignos o espíritus malignos que surgían del agua y te arrastraban».

 

Ahora, un equipo de investigadores junto con un equipo de cámaras se adentran por primera vez en este rancho legendario, en el que analizando las cuevas y el suelo del terreno, tratarán de encontrar todo rastro de sucesos paranormales para intentar desentrañar los enigmas que existen en torno a este lugar tan secreto.

 

No te pierdas SKINWALKER: EL RANCHO MALDITO. Los sábados a las 22h.

Contenido relacionado