¿Qué relación hay entre el cambio climático y la Primavera Árabe?

2 de diciembre de 2019

Ya es un hecho. No es un vaticinio de ningún experto ni de ninguna ONG. Así lo afirma Diego Rubio, Profesor de Historia Aplicada en la IE University y Director Ejecutivo del Center for the Governance of Change en el documental Una Historia Del Futuro. Así lo hacen también diversos estudios sobre la Primavera Árabe y el cambio climático.


Una ola de calor azotó al hemisferio norte, provocando que Rusia alcanzara temperaturas de 44 grados centígrados, algo nunca visto.


 

El 23 de enero de 2019, el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA por sus siglas en inglés) publicó un estudio que confirmaba lo que muchos científicos y medios ya preveían: la influencia del cambio climático en los conflictos violentos sucedidos en oriente medio, como la Primavera Árabe.

El estudio establece relación de causalidad entre la Primavera Árabe y la migración de la población de oriente medio y los efectos del cambio climático. Los científicos a cargo, pertenecientes a diversas universidades de todo el mundo, utilizaron los datos de las peticiones de asilo de 157 países desde 2006 hasta 2015 y los datos del Índice Normalizado de Precipitación y Evapotranspiración (SPEI) que mide las sequías, en comparación con las condiciones normales. Aunque no se puede afirmar que el cambio climático provocara la Primavera Árabe, lo cierto es que sí actuó como detonador, y así fue cómo pasó:

En verano de 2010 una ola de calor azotó al hemisferio norte, provocando que Rusia alcanzara temperaturas de 44 grados centígrados, algo nunca visto. Puesto que vivimos en un mundo plenamente globalizado, este hecho desencadenó una serie de sucesos que acabarían afectando a territorios situados a miles de kilómetros de distancia. Un efecto mariposa que terminaría en conflictos violentos.

Hubo intensos incendios en las regiones centrales rusas que provocaron cortes de agua. Estos a su vez dieron como resultado la pérdida del 70% de las cosechas. Ante tal problemática, el Kremlin decidió cancelar temporalmente las exportaciones de grano al extranjero. La cadena de sucesos continuaba. El precio del trigo aumentó desorbitadamente en varios países, entre ellos en Egipto. Allí, el 70% del trigo consumido procedía de Rusia y ante la falta de la materia prima necesaria, los productos derivados, como el pan, subieron de precio de manera acusada. De media, las familias egipcias destinan un 40% de sus ingresos a la alimentación, por lo que el aumento del precio del pan causó un gran impacto.


Los problemas relacionados con el clima provocarán un aumento de la inseguridad en Estados Unidos y en todo el planeta.


El contexto en el que se producía esta situación era ya de por sí convulso. La crisis económica global comenzada en 2008, el abuso de poder por parte de Hosni Mubarak y otros sucesos acaecidos durante los años anteriores, sumados a la excesiva subida del trigo, hacían de Egipto el caldo de cultivo perfecto para que la presión acumulada estallara, y así lo hizo. En enero de 2011 la revolución explotó en las calles de El Cairo. La Primavera Árabe cambió el destino de Egipto para siempre.

 

Manifestantes en el centro de Túnez, protestando por el desempleo, el aumento de los precios y la corrupción, 14 de enero de 2011.

 

 

¿PROVOCA EL CAMBIO CLIMÁTICO GUERRAS Y REVUELTAS?

Según Diego Rubio y Myles Allen, Profesor de Ciencias del Geosistema en la Universidad de Oxford, “en algunos casos el cambio climático añadirá presión extra a la ya existente, lo que provocará que los sistemas que conocemos se pongan al límite y la situación derivará en conflictos violentos y guerra”.

Otro estudio realizado por el Consejo Asesor Militar de Estados Unidos, señala también que los cambios en el clima influyeron en el nacimiento de la Primavera Árabe y en asuntos como las tensiones en Siria o los conflictos en Mali. En cuyos casos, el cambio climático se agregó como un factor adicional a los ya existentes.

Así mismo, afirman que se trata de un complejo reto que abarcará décadas. Los problemas relacionados con el clima provocarán un aumento de la inseguridad en Estados Unidos y en todo el planeta. De tal forma que, aunque no se tiene la certeza de cuál será la magnitud de los cambios a los que nos enfrentamos, se debe actuar hoy para protegerse de ellos.

“Este informe deja en claro que se deben emprender acciones para construir resiliencia ante los impactos del cambio climático. Se requieren cambios hoy. Ya no tenemos la opción de esperar y ver”.

En la serie UNA HISTORIA DEL FUTURO, 19 reputados expertos internacionales examinan acontecimientos del pasado para arrojar luz sobre fenómenos actuales y anticipar sus posibles consecuencias. Tal y como afirma uno de los expertos “la historia no se repite, pero rima”. No te pierdas el estreno el lunes 9 a las 22h.

Contenido relacionado