En busca del tren del tesoro nazi

19 de agosto de 2016

¿Quién no ha oído hablar del famoso tren del tesoro nazi? Aquella leyenda cuenta cómo un convoy ferroviario repleto de toneladas de oro, joyas y obras de arte fue escondido por los nazis unos meses antes de que el Alto Mando Alemán se rindiera incondicionalmente el 7 de mayo de 1945. ¿Qué hay de cierto o qué hay de falso? Posiblemente, el final de esta historia esté más cerca que nunca: Andreas Richter y Piotr Koper, dos cazadores de tesoros, han asegurado que saben dónde está y tienen hasta este fin de semana para demostrarlo.

Los cazatesoros, un polaco y un alemán, afirman haber encontrado la pista definitiva para dar con el mitológico tren enterrado a finales de la Segunda Guerra Mundial. Ambos han iniciado una ambiciosa excavación en un punto cercano al kilómetro 65 de la antigua vía ferroviaria que une las ciudades de Wroclav y Walbrzych en Polonia. En este sentido, los protagonistas hablan de un tesoro del valor incalculable que podría contener alrededor de 300 toneladas de oro y, en el caso de hallarlo, solo demandan el 10% de recompensa.

La pista surge, según Richter y Koper, de una persona que colaboró en el camuflado del tren y que plasmó el lugar en un mapa poco antes de fallecer. Así, continuaron con la investigación y se toparon con probables señales de un objeto -de unos 100 metros de largo- escondido bajo tierra, gracias a las mediciones de un radar de penetración terrestre. Lo cierto es que la Wehrmacht (Fuerza de Defensa nazi) construyó una red de túneles llamada “Riese” en las cercanías de Walbrzych para seguir elaborando material bélico.

Sin embargo, la Universidad AGH de Ciencia y Tecnología de Cracovia argumenta que es poco probable que den con el convoy, además de desacreditar los métodos que han utilizado los dos cazatesoros. Las autoridades gubernamentales, por su parte, han pasado de puntillas por el asunto y han concedido un permiso de exploración que cumple este fin de semana. Solo el viceministro de Cultura polaco, Piotr Zuchowski, ha ratificado lo expuesto por los rastreadores: «El tren tiene unos 100 metros de largo y se trata de un descubrimiento excepcional».

Pero los esfuerzos de Andreas Richter y Piotr Koper para descubrir el legendario tren del tesoro no han sido pocos. Juntos han creado la compañía XYZ Civil Peter Koper & Andreas Richter y una web para recibir donaciones. Para la excavación han contratado más de 40 trabajadores, máquinas especializadas y han logrado una autorización para acordonar la zona y mantenerla fuera del alcance de curiosos.

La búsqueda de este enigmático tren se reanuda después de que, en septiembre de 2015, unidades militares especializadas en explosivos del Ejército polaco rastreasen la zona que va desde Breslavia a Walbrzych sin encontrar evidencias claras del escondite.

Contenido relacionado