Antonio Tejero irrumpe en el Congreso

23 de febrero de 1981

El 23 de febrero de 1981 tuvo lugar el episodio que hizo temblar la democracia recién instaurada en España. El teniente coronel Antonio Tejero, encabezando un grupo de guardias civiles, irrumpió a tiros en el Congreso de los Diputados durante el debate de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo a la presidencia del Gobierno.

Los únicos que permanecieron sentados en su escaño de diputado desafiando la orden del coronel de tirarse al suelo fueron el presidente Adolfo Suárez, el líder comunista Santiago Carrillo y Gutiérrez Mellado, vicepresidente del Gobierno perteneciente a la UCD.

Los golpistas retuvieron a los diputados durante toda la noche mientras el capitán general de Valencia, Jaime Milans del Bosch, sacaba los tanques a la calle para tomar posesión de la ciudad. En Madrid, los militares formaron un gobierno provisional que asumía las funciones de ejecutivo y ocuparon la sede de RTVE.

El golpe de Estado fracasó ante la falta de apoyo de parte del Ejército y la gestión del rey Juan Carlos I, que ordenó a los militares que se retirasen. La intentona golpista, protagonizada por el sector del Ejército más próximo al régimen de Francisco Franco, podría haber acabado de múltiples formas, sin embargo, significó la consolidación definitiva del sistema democrático.

 

 

Contenido relacionado