El zepelín Hindenburg en llamas

6 de mayo de 1937

El Hindenburg era el mayor dirigible que el mundo había visto hasta la fecha. Fue construido en Alemania por Luftschiffbau Zeppelín (empresa que dio nombre a este tipo de naves) en 1935. Su nombre comercial era LZ 129 Hindenburg. Fue un “buque insignia” para el régimen nazi. Repleto de los más vistosos lujos, el dirigible había cruzado el Atlántico decenas de veces transportando a miles de pasajeros.

El 3 de mayo de 1937 el Hindenburg partió de Frankfurt. La nave tenía como destino Lakehurst, Nueva Jersey (Estados Unidos). American Airlines tenía un acuerdo con el Hindenburg para transportar pasajeros desde esa ubicación hasta el aeropuerto de Newark. Cuando 3 días después, el 6 de mayo, la nave se estaba acercando y realizaba las dificultosas maniobras de aterrizaje (debían participar más de 200 operadores en tierra) unas chispas eléctricas se produjeron en el globo lleno de helio. El helio que utilizaba el Hindenburg era altamente inflamable y la tragedia era inevitable.

En cuestión de segundos, la gigantesca nave se vio envuelta en llamas y cayó estrepitosamente. 35 de los 97 pasajeros fallecieron y las imágenes fueron retransmitidas en diarios de todo el mundo. Esta tragedia supuso el final de los dirigibles como método de transporte y los proyectos que existían para su desarrollo se cancelaron.

 

 

Metraje original grabado por Pathé remasterizado y en 4k

 

 

Contenido relacionado