Legalizado el Partido Comunista de España

9 de abril de 1977

El 9 de abril de 1977, sábado santo, tuvo lugar un paso muy importante para el proceso de Transición política hacia la democracia en España. El entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, legalizó el PCE tras más de 40 años operando en la clandestinidad. Se produjo lo que desde hacía un tiempo parecía inevitable.

La legalización se produjo tras el cruce de negociaciones entre el presidente del Gobierno y Santiago Carrillo, líder del PCE. Adolfo Suárez mantenía conversaciones secretas con Carrillo y otros dirigentes. El PCE era ya un partido apoyado por una gran masa de gente que ansiaban el establecimiento efectivo del régimen democrático. Santiago Carrillo sabía que debían «salir a la superficie e imponer su legalización» como parte del proceso de transición hacia la democracia.

El PCE se ganó su legalización con la reacción ordenada que mantuvieron los militantes y simpatizantes durante la jornada del entierro de los abogados de Atocha, asesinados por un grupo de pistoleros de extrema derecha. Este acontecimiento se enmarca en lo que se denominó la semana trágica de la Transición. La actitud de los comunistas fue clave para convencer a Suárez.

Finalmente, el 9 de abril, pocos días después de que el Gobierno disolviera la Secretaría General del Movimiento, se comunicó la legalización del Partido Comunista, que supuso un acontecimiento imprescindible para la normalización del proceso democrático.

 

Fuente imagen: Wikimedia Commons | (CC BY-SA 4.0)

 

Contenido relacionado