María I proclamada reina de Inglaterra

19 de julio de 1553

Tal día como hoy de 1553 fue proclamada en Londres la primera reina de Inglaterra por derecho de sucesión, María I. Hija del primer matrimonio de Enrique VIII, logró superar los obstáculos que tanto su padre como su hermanastro, el rey Eduardo VI, pusieron para que accediese al trono. Su rechazo inamovible a aceptar la reforma protestante la llevó a restaurar el catolicismo, incluyendo las leyes contra la herejía y llegando a usar la fuerza ante la oposición de amplios sectores sociales. La firmeza de su política religiosa le valió el sobrenombre de «María la Sanguinaria». Su matrimonio en 1554 con el príncipe Felipe, que dos años más tarde heredaría la corona de España como Felipe II, tampoco fue bien recibido por sus súbditos. Falleció en 1558 sin hijos, por lo que fue sucedida por su hermanastra Isabel I.

Contenido relacionado