Terror islamista en Londres

7 de julio de 2005

Tal día como hoy de 2005 Londres sufría uno de los peores momentos de su historia. Entre las 7.51 y las 8.47 de la mañana, en plena hora punta, se produjeron tres explosiones en el metro y una en uno de los icónicos autobuses de dos plantas de la capital británica. La mañana se convirtió en una pesadilla en la que los primeros balances arrojaron cifras de 700 heridos y 37 muertos. El número de víctimas mortales se elevaría a 56 en los siguientes días. El atentado fue perpetrado por Al Qaeda, después de los ataques de Nueva York y Madrid, haciéndolo coincidir con la apertura de una cumbre del G-8 y al día siguiente de que la candidatura londinense para organizar los Juegos Olímpicos de 2012 hubiese triunfado. Fue el segundo atentado con mayor número de víctimas mortales de la historia del Reino Unido, detrás del de Lockerbie de 1988.

Contenido relacionado