UNA FIESTA CON HISTORIA

Volver

1920

EL CONDE ETIENNE DE BEAUMONT

Descendiente de una de las grandes familias de Francia, el Conde Beaumont, creador de joyas y trajes, pintor y generoso mecenas, era conocido por sus extravagantes fiestas.

En 1920 celebró el baile de máscaras de su palacio en París. Para la preparación de la fiesta contó con la ayuda del pintor español José Sert y de la excepcional Coco Chanel que más tarde no fue invitada a la fiesta por no ser considerada una simple tendera. Los disfraces de los invitados eran tan creativos como el propio conde. El de la marquesa de Casati, estaba inspirado en San Sebastian y decidió incluir algunos efectos especiales con estrellas en la armadura que debían encenderse.

Una vez, terminado su maquillaje y fijado el pelo en su aureola de rizos, la marquesa fue embutida en la armadura, que quedó cerrada con cadenas y candados. Pero en el momento en que se conectaba, se produjo un cortocircuito y la armadura quedó electrizada. En lugar de iluminarse con un millar de estrellas, la marquesa sufrió una descarga eléctrica que le impulsó con fuerza hacía el suelo. No pudo reponerse con tiempo suficiente para aparecer en la fiesta de nuevo y tuvo que retirarse dejando una nota en casa de De Beaumont que decía simplemente: “Mil excusa”.