UNA FIESTA CON HISTORIA

Volver

1924

EL HOLLYWOOD DE HEARTS

Una fiesta de muerte.

En noviembre de 1924, William Randolph Hearst, el magnate que inspiró la película de Orson Wells, Ciudadano Kane, y su mujer Marion Davies, habían organizado una fiesta en su yate privado, Oneida, anclado en las playas de California, para celebrar el cumpleaños de un conocido productor cinematográfico amigo de la pareja, Thomas Ince. Al día siguiente, la noticia de su muerte durante la fiesta conmocionó a la sociedad norteamericana.

El millonario sorprendió a su amante, Marion Davies, besando a Charles Chaplin, cuya fama de Don Juan le precedía. Hearst, enloquecido de celos, disparó contra Chaplin e Ince, que intentó evitar la tragedia, fue alcanzado por la bala. Rápidamente, los periódicos controlados por el emporio Hearst suministraron la versión del asunto: Ince había fallecido como consecuencia de una indigestión. Además los médicos se negaron a hacer público el resultado de la autopsia. Tampoco hablaron los invitados que hicieron un pacto de silencio aquella noche, unos por lealtad y otras a cambio de algo, como la jóven cronista de sociedad Louella Parson y que fue fichada por la cadena de diarios de Hearst como columnista de honor. A pesar del poder del magnate de los medios, sirvió para que Hearst probase su propia medicina, ya que las especulaciones informativas no cesaron en torno a su culpabilidad.