UNA FIESTA CON HISTORIA

Volver

1942

LA FIESTA DE DALÍ

Fiel a su extravagante estilo, que le valió ser considerado uno de los artistas icónicos del surrealismo, Salvador Dalí ofreció una fiesta de nochevieja para dar la bienvenida a 1942 con inigualable originalidad.

Su mujer, Gala, en traje de unicornio, agasajaba a los invitados desde un lecho, dando de beber a un cachorro de león en su regazo; un mono daba brincos entre los asistentes. Entre otras extravagancias, el pescado fue servido en zapatillas de satín y ranas vivas en bandeja de plata. Esta “Noche en el Bosque Surrealista” tuvo lugar en el Salón Bali del Hotel del Monte, en Monterey, California, tuvo como objetivo principal recaudar fondos para ayudar a los artistas desplazados por la guerra.