PERFILES

Bob Marley

La biografía de Bob Marley es la de uno de los grandes iconos de la música del siglo XX. Su figura y su significado van mucho más allá, y es que el jamaicano es una referencia en la lucha por los derechos sociales de las minorías y en otras muchas cuestiones políticas, razón por la que la polémica estuvo muy presente durante su vida.

Quién fue Bob Marley

Nesta Robert Marley nació en Jamaica en 1945. La isla caribeña es una de las grandes cunas de la música en la zona, con un legado propio

que cristalizó en el reggae, el género en el que Marley cultivó su música para alcanzar la fama mundial.

El joven Bob estuvo desde sus primeros años ligado al mundo de la música. El músico se fue empapando de los ritmos de la calle y de los sonidos que la cultura jamaicana iba desarrollando.

Marley tampoco se cerró a los ritmos extranjeros, por lo que no es de extrañar que fuese capaz de fusionar desde su más tierna infancia el ritmo del reggae con el del rock o el soul, que procedían de Estados Unidos y que también tenían un componente racial importante.

Todo esto se consolidó cuando Bob Marley contaba con una edad de tan solo 15 años. En ese momento, el joven jamaicano formó su primer grupo junto con Peter Tosh, otra de las figuras imprescindibles de la música jamaicana en las siguientes décadas.

Durante estos años, Bob Marley profesó fervientemente la religión cristiana, aunque no tardaría demasiado en abandonarla, como se verá más adelante.

Pero el papel fundamental en estos años es el de Jimmy Cliff. Este puede ser el nombre que da respuesta a la pregunta sobre quién descubrió a Bob Marley realmente. El motivo es que Cliff, que aún no era la estrella que sería en fechas venideras, presentó a Marley a un productor que se encargaría de lanzar la carrera del joven cantante a nivel nacional.

Con un grupo conocido como The Wailing Wailers, Marley grabó más de 20 singles de 1963 a 1967. La carrera profesional del joven había comenzado y ya nada detendría a una de las grandes figuras de la música del siglo XX.

 

La consolidación de la música de Marley

The Wailing Wailers fue un grupo que sirvió a Marley para ganar fama nacional. La dinámica de la formación era de la actuar de escenario en escenario y de componer temas para otros profesionales de la música que se iban apropiando de la calidad compositiva de Marley.

Todo ello cambió en los 70. En esta época, Bob Marley y su banda, que se habían quedado simplemente como los Wailers, firmaron un contrato con Island Records y sacaron a la venta Catch a Fire, uno de los grandes discos de reggae de la historia, que marcaría un antes y un después tanto en la carrera del músico como en la cultura jamaicana.

La crítica se rindió por completo ante el grupo y el éxito llevó a sus integrantes a actuar en Reino Unido y Estados Unidos en una gira que llevó el nombre de Marley hasta el último rincón del mundo.

En 1973 aparece un nuevo éxito: Burnin’, título que contaba con la canción I Shoot The Sheriff que posteriormente convertiría en un éxito mundial Eric Clapton.

Estos fueron los años dorados de la carrera de Bob Marley. Los discos se iban sucediendo a una velocidad vertiginosa, los éxitos no paraban de sonar en las radios de todo el mundo y el personaje de Marley comenzaba a convertirse en un mito entre las generaciones más jóvenes debido a la implicación política de la estrella de la música.

 

 

Bob Marley fuera de los escenarios

Lo cierto es que la vida de Marley no se entiende sin su activismo político. El jamaicano abandonó la religión cristiana para abrazar la doctrina de los rastafaris. Esta religión está basada en las ideas de Haile Selassie I, emperador de Etiopía, quien proponía que todos los afroamericanos del continente americano que procedían de su país volvieran a este para recuperar sus costumbres.

La adopción de los ideales rastafaris por parte de Marley supuso que estos fueran mucho más seguidos dentro de Jamaica y de otros países de mayoría afrocaribeña, y es que la influencia de Marley era mayúscula en todos los sentidos.

Fue la acción política del músico la que lo convirtió realmente en leyenda. Pese a su éxito y a sus continuas giras en el extranjero, Marley nunca se olvidó de los problemas de Jamaica y de la discriminación racial a la que estaban sometidas las personas de origen africano en cualquier parte del mundo.

Sus opiniones lo pusieron en el ojo de huracán, tanto que Bob Marley fue objeto de un atentado en 1976 en el que resultó herido por bala. Pero esto no frenó en absoluto su acción, ya que la labor social del músico no se detuvo hasta su muerte.

 

Los últimos años de Bob Marley

En 1978, Marley se embarcó en una gira mundial que lo llevaría hasta África, lugar en el que pudo entrar en contacto con sus orígenes. Pero en uno de los muchos conciertos que daba, Marley se desvaneció sobre las tablas.

Corría 1980, mismo año en el que se le diagnosticó un cáncer del que sería tratado, pero del que no se recuperaría. En 1981, la leyenda de la música jamaicana falleció y fue enterrado en su país con honores de jefe de estado, lo que demuestra su importancia para la cultura local.

Sin duda, la biografía de Bob Marley no es solo la de un músico. El genio jamaicano es un símbolo que consiguió que la cultura reggae se extendiese por todo el mundo y logró, además, que las cuestiones sociales por las que luchaba tuvieran eco a través del arte y de sus composiciones.

 

Imagen de portada: Eddie Mallin CC BY 2.0