PERFILES

Buda

La biografía de Buda que aquí se presenta aporta la información necesaria para comprender quién fue Buda y en qué consiste el budismo. Este movimiento, una de las religiones más extendidas hoy en el mundo, tiene muchas peculiaridades que proceden directamente de las enseñanzas de Siddhartha Gautama, el nombre auténtico de este personaje.

Quién fue Buda y cuál es su historia

Muy posiblemente, quien hoy se conoce simplemente como Buda nació en Kapilavastu en el año 563 a. C. Aunque los ascetas hayan tenido siempre una imagen austera, renegada e incluso cercana a la pobreza, lo cierto es que Buda nació en un ambiente muy favorable en lo económico.

Su padre fue Suddhodana, un pequeño y acaudalado príncipe dependiente del rey Magadha. A su vez, su madre, de nombre Maya, también pertenecía a una familia noble, por lo que el pequeño Siddhartha Gautama no tuvo ni la más mínima privación en los años de su infancia.

Los primeros años de este personaje discurren entre la educación aportada por los brahmanes, algo natural en la nobleza india de la época, y las fiestas y lujos cada vez más frecuentes conforme el niño se iba transformando en hombre.

Sin embargo, Siddhartha no tuvo nunca una destacada inclinación a llevar una vida disoluta. Si bien disfrutaba de las diversiones en las que participaba, el joven no dejaba de demostrar una inteligencia fuera de toda duda y capaz de sorprender a los más exigentes de sus maestros.

Con tan solo 16 años, aunque algunos expertos señalan que esto sucedió a los 19, Buda contrajo matrimonio. Se sabe que tuvo un hijo que después sería uno de sus principales seguidores y discípulos, aunque poco más se conoce de esta relación matrimonial.

Así discurrió la vida de Gautama hasta que, con 28 años de edad, decide abandonar su puesto como príncipe heredero y lanzarse a una vida de peregrinaje en la más absoluta pobreza en busca del verdadero conocimiento, el cual debía llegar a través de la virtud religiosa.

Buda partió de su ciudad y recibió las enseñanzas de varios yogis como Arada Kamala. Tras pasar por varias escuelas en las que la mortificación extrema del cuerpo a través del ayuno y la meditación eran la vía para llegar al conocimiento, Siddhartha comprendió que de nada servía esta propuesta.

Dejó así de lado su vida de asceta, lo que le llevó a ser dejado de lado y criticado por los compañeros de camino con los que había compartido sus anteriores etapas.

Poco importó esto a Siddhartha, y es que el joven estaba dispuesto a seguir su propio camino hasta las últimas consecuencias. Esta idea lo llevó hasta el monte Gaya para seguir meditando, aunque lejos ya de los castigos físicos a los que se había sometido antes y que casi terminan con su vida.

Tras 50 días de profunda meditación bajo una higuera sagrada, conocida desde entonces como árbol bodi o de la iluminación, Buda alcanzó el estado de conocimiento pleno. En varias relevaciones se le dieron a conocer tanto sus vidas pasadas como la cadena de causas y efectos que someten al hombre en el mundo.

Una vez alcanzado este conocimiento, Buda tuvo dudas de si debía compartirlo con el resto de la humanidad, cosa que, por suerte, finalmente hizo. Así dio a conocer lo que él mismo llamó Vía Mediana y lo que desde entonces ha pasado a ser llamado como budismo en todo el mundo.

Las claves del budismo

El budismo es una suerte de camino para alcanzar la iluminación tal y como Buda lo consiguió. Para ello se deben rechazar los placeres y los lujos innecesarios y renunciar por completo al control de las pasiones, algo que aleja al hombre del auténtico conocimiento.

Sin embargo, tampoco hay que caer en los extremos ascéticos por los que las escuelas brahmánicas apostaban. Por eso Buda llamó a su propia disciplina la Vía Mediana. Es un camino equidistante entre la vida basada en los placeres sensuales y los rigores irracionales del ascetismo, y que se centra en el autoconocimiento a través de la meditación y del desapego a los bienes materiales.

Una de las claves de su rápida propagación es que no tiene un solo dogma. Así, el budismo es algo muy diferente del cristianismo o del islam, ya que sus practicantes no tienen que creer en absoluto en una verdad revelada, sino seguir un camino que los lleve a comprender por sí mismos cómo funciona el mundo y cómo encajan en él.

La muerte del maestro

Después de haber decidido dar a conocer la Vía Mediana, algo que comenzó en la ciudad que hoy es Benarés, el maestro dispuso a sus discípulos en varios grados y los mandó por toda la India para que impartieran sus enseñanzas.

Buda hizo lo propio y no se convirtió jamás en el líder de una iglesia ni en nada parecido a un profeta. Pese al respeto que recibía incluso por parte de los reyes más importantes de la India, Buda pasó los siguientes 40 años de su vida recorriendo el enorme subcontinente para impartir sus enseñanzas a todo el que le prestase oídos.

Solo descansaba en la época de lluvias, momento en el que instruía a sus discípulos para que estos siguieran realizando su trabajo de forma adecuada. Y en la tarea de recorrer el mundo le llegó la muerte. No se sabe con certeza cuántos años tiene Buda en el momento de morir, aunque la cifra de 80 años es las más probable según los expertos en su figura.

La muerte de Buda le sobrevino al parecer a causa de una infección que pudo ser la difteria, aunque esto tampoco es un dato que los expertos puedan tener hoy del todo claro.

En definitiva, la biografía de Buda es la de uno de los personajes más peculiares que han fundado una religión. Lejos de los dogmas y los mandatos de otros líderes, Siddhartha muestra un camino de autoconocimiento y refrenamiento de las pasiones que hoy es seguido por muchas personas.