PERFILES

Carlomagno

Carlomagno, también conocido como Carlos I y Carlos el Grande, nació alrededor del 742 d.C., probablemente en lo que hoy es Bélgica. Coronado rey de los francos en 768, Carlomagno expandió el reino franco y finalmente estableció el imperio carolingio. Fue coronado emperador en 800. El imperio de Carlomagno unió a Europa Occidental por primera vez desde la caída del Imperio Romano y provocó el Renacimiento carolingio.

 

PRIMEROS AÑOS

Carlomagno nació alrededor de 742, hijo de Bertrada de Laon (muerto en 783) y Pipino el Breve (muerto en 768), quien se convirtió en rey de los francos en 751. Se desconoce el lugar exacto de su nacimiento, aunque los historiadores han sugerido Lieja en la actualidad, hoy Bélgica y Aquisgrán, en la Alemania actual , como posibles ubicaciones.

De igual modo, poco se sabe sobre la infancia y educación del futuro gobernante, aunque de adulto mostró talento para los idiomas y pudo hablar latín y comprender el griego, entre otros idiomas.

Tras la muerte de su padre en 768, el reino franco se dividió entre Carlomagno y su hermano menor Carlomán (751-771). Los hermanos mantenían una relación tensa; sin embargo, con la repentina muerte de Carlomán en 771, Carlomagno se convirtió en el único gobernante de los franconios.

 

UN IMPERIO SE EXPANDE

Una vez en el poder, Carlomagno buscó unir a todos los pueblos germánicos en un solo reino y convertir a sus súbditos al cristianismo. Para llevar a cabo esta misión, pasó la mayor parte de su reinado comprometido en campañas militares. Poco después de convertirse en rey, conquistó a los lombardos (en la actual Italia del norte), los ávaros (en las actuales Austria y Hungría) y Baviera, entre otros.

 

 

Durante tres décadas, Carlomagno libró sangrientas batallas contra los sajones, una tribu germánica de adoradores paganos, ganándose la reputación de cruel. En 782, en la Masacre de Verden, Carlomagno ordenó la matanza de unos 4.500 sajones. Eventualmente obligó a los sajones a convertirse al cristianismo y estableció que cualquier persona que no se bautizara o siguiera otras tradiciones cristianas sería condenada a muerte.

 

VIDA FAMILIAR

En su vida personal, Carlomagno tuvo varias esposas y concubinas y se estima que hasta 20 hijos. Según los informes, era un padre devoto que fomentaba la educación de sus hijos. Presuntamente amaba tanto a sus hijas que les prohibió casarse mientras él estuviera vivo.

Eginardo (c. 775-840), un erudito franco y contemporáneo de Carlomagno, escribió una biografía del emperador tras su muerte. En la obra, titulada Vita Karoli Magni (Vida de Carlos el Grande), describió a Carlomagno como «ancho y fuerte en la forma de su cuerpo y excepcionalmente alto sin, sin embargo, exceder una medida apropiada. Su apariencia fue impresionante si estaba sentado o de pie a pesar de tener un cuello gordo y demasiado corto, y una barriga grande».

 

CARLOMAGNO COMO EMPERADOR

En su papel de celoso defensor del cristianismo, Carlomagno concedió dinero y tierras a la iglesia cristiana y protegió a los papas. Como una forma de reconocer el poder de Carlomagno y reforzar su relación con la iglesia, el Papa León III coronó a Carlomagno como emperador de los romanos el 25 de diciembre de 800 en la Basílica de San Pedro en Roma.

 

 

Como emperador, Carlomagno demostró ser un diplomático talentoso y un administrador capaz frente al vasto territorio bajo su control. Promovió la educación y alentó el Renacimiento carolingio, un período de renovado énfasis en la erudición y la cultura. Instituyó reformas económicas y religiosas, y fue una fuerza impulsora detrás de la minúscula carolingia, una forma estandarizada de escritura que más tarde se convirtió en la base de los alfabetos impresos europeos modernos. Carlomagno gobernó desde varias ciudades y palacios, pero pasó un tiempo significativo en Aquisgrán. Su palacio allí incluía una escuela, para la cual reclutó a los mejores maestros del país.

Además de aprender, Carlomagno estaba interesado en actividades atléticas. Conocido por su gran energía, le gustaba cazar, montar a caballo y nadar. Aquisgrán tenía un atractivo especial para él debido a sus aguas termales terapéuticas.

 

MUERTE Y SUCESIÓN

Según Eginardo, Carlomagno gozó de buena salud hasta los últimos cuatro años de su vida, cuando a menudo sufrió de fiebre y cojera. Sin embargo, como señala el biógrafo, “Incluso en este momento siguió su propio consejo en lugar de los consejos de los médicos, a quienes casi odiaba, porque le aconsejaban que dejara la carne asada, que amaba, y que se limitara a comer carne hervida en su lugar «.

En 813, Carlomagno coronó a su hijo Luis I, llamado el Piadoso (778-840), rey de Aquitania, como coemperador y correy de los francos. Luis se convirtió en emperador único a la muerte de Carlomagno, en enero de 814, poniendo fin a su reinado de más de cuatro décadas. En el momento de su muerte, su imperio abarcaba gran parte de Europa occidental.

Carlomagno fue enterrado el 21 de enero de 814, en la catedral de Aquisgrán. En las décadas siguientes, su imperio se dividió entre sus herederos y entró en declive debido a las disputas entre ellos, que derivaron en guerras civiles. A finales de los 800, el imperio carolingio se había disuelto. La disolución entre los hijos de Luis el Piadoso daría pie a la formación de los modernos estados de Francia y Alemania.

 

 

Sin embargo, el nombre y figura de Carlomagno se convirtió en una figura legendaria y atemporal dotada de cualidades míticas. En 1165, bajo el emperador Federico Barbarroja (1122-1190), Carlomagno fue canonizado por razones políticas; sin embargo, la iglesia de hoy no reconoce su santidad.