PERFILES

Carlos IV

La biografía de Carlos IV ofrece algunas sombras a los historiadores. Hijo de Carlos III y de María Amalia de Sajonia, reinó en España durante veinte años, entre 1788 y 1808. Apodado «el cazador», su reinado ha pasado a la posterioridad como uno de los más cuestionables de la historia de España.

Perfil de Carlos IV

Carlos Antonio Pascual Francisco Javier Juan Nepomuceno José Januario Serafín Diego de Borbón subió al trono español como Carlos IV. Nacido el 11 de noviembre de 1748, tenía 40 años cuando reemplazó a su padre, Carlos III. Pero ¿dónde nació Carlos IV? En la localidad italiana de Portici, Nápoles. Asimismo, falleció en Nápoles el 19 de enero de 1819, a la edad de 70 años, donde pasó un difícil exilio postrero de 11 años.

 

 

Perteneciente a la casa de Borbón, que tras la proclamación de Felipe VI continuó reinando en España, estuvo casado con su prima María Luisa de Parma, desde 1765 hasta su muerte. Su hijo, Fernando VII, lo reemplazó en el trono tras diferentes intrigas y desencuentros. Tuvo en total 14 hijos, aunque su mujer estuvo embarazada en 24 ocasiones. Solo 7 de estos descendientes llegaron a la edad adulta.

Entre sus aficiones destacó el gusto por los violines. De hecho, los tocaba como aficionado y disfrutaba admirándolos y adquiriendo piezas únicas. Es el caso del cuarteto de Stradivarius que, todavía hoy, se conserva en el Palacio Real de Madrid.

 

La esencia del príncipe

La educación que recibió Carlos IV desde niño fue la propia de la corte de la época. Conocemos que generó en él una profunda devoción religiosa, al tiempo que cursó estudios de historia, política e idiomas. En concreto, francés, italiano y español.

Siempre se mostró como un hombre apegado a la cultura, sensible y amante de las artes. Coleccionaba obras y despuntó como bibliófilo, de lo que se benefició la Real Biblioteca. También tenía facilidad para los trabajos manuales: disfrutaba construyendo relojes y practicaba la ebanistería.

Su carácter, según los historiadores, era complaciente y afable. Las crónicas de la época lo describen como una persona bondadosa que, de forma ocasional, sufría algún ataque de ira. Físicamente, según muestran los retratos de la época, era un hombre poco agraciado, inexpresivo, con cabello ralo blanco y una enorme y antiestética nariz.

 

¿Cómo fue el gobierno de Carlos IV?

Mucho se habla, y no siempre bueno, sobre cómo fue el gobierno de Carlos IV durante sus 20 años de mandato. Sabemos que llegó al poder a una edad madura y que, con el apoyo del conde de Floridablanca, inició su reinado con un reformismo ilustrado.

Así, se esforzó por dificultar la acumulación de bienes eclesiásticos y civiles, además de por evitar la acumulación especulativa de grano. También intentó potenciar la libertad en la industria y el comercio, aunque no tuvo mucho éxito. La figura imponente de Manuel de Godoy se impuso, después, en el dominio de las decisiones gubernamentales.

 

 

Cuando Luis XVI murió en Francia, a principios de 1793, el monarca español emprendió una ofensiva militar que derivó en una prolongada y desastrosa guerra contra los vecinos galos. Tras firmar la Paz de Basilea, se enemistó con los ingleses por su progresivo acercamiento a los franceses. El posterior ascenso de Napoleón al dominio de Francia provocó un nuevo alejamiento. Sin embargo, la creación del partido fernandino, impulsado por su hijo, y las presiones del heredero de la corona, volvieron a enfocarlo hacia los postulados afrancesados.

La consecuencia de esta alianza no pudo ser más ruinosa ni terrible. La guerra contra Inglaterra derivó en la durísima derrota de Trafalgar, que dejó a la marina española en situación paupérrima. En un contexto convulso y muy difícil, Carlos IV se vio obligado finalmente a abdicar en 1806, en la localidad francesa de Bayona.

Las tropas francesas habían entrado en España, en principio de forma amistosa, para acudir a batallar a Portugal. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron en una dirección totalmente inesperada. El príncipe Fernando conspiró contra sus progenitores, al tiempo que Napoleón decidió aprovechar el tránsito de sus tropas para apoderarse de España.

Tras muchos avatares y vaivenes, y gracias a la visceral respuesta defensiva de los españoles, la Guerra de la Independencia consiguió expulsar a los invasores galos. Sin embargo, Carlos IV terminó exiliado y su hijo, coronado ya como Fernando VII, fue aclamado por el pueblo como el rey deseado.

En este enlace puedes consultar los principales hitos en la cronología de Carlos IV.

 

Algunas curiosidades sobre este rey Borbón

La vida personal y monárquica de Carlos IV estuvo salpicada de atractivas referencias, particularidades y secuencias. Carlos IV y curiosidades podrían ser, en realidad, una misma palabra.

A continuación enumeramos y comentamos algunas de las más conocidas:

  • El matrimonio formado por Carlos y María Luisa, que eran primos, se mostró siempre como una pareja bien avenida. Colaboraron en los asuntos de estado y, como ella tenía una acusada personalidad, siempre se habló de que su influencia sobre el rey era excesiva.
  • A pesar de todo, los rumores de infidelidad de su mujer fueron muchos y, a menudo, justificados. Varios de sus hijos y embarazos pudieron ser de Manuel de Godoy, aunque no se sabe cuáles.
  • A menudo se ha calificado a este Borbón como un enfermo de carácter; en buena medida, por esa ascendencia que tenía sobre él su esposa. Si realizamos un análisis concienzudo de los hechos, esta descripción se muestra claramente injusta e imprecisa.
  • Cuando el salmantino José Rico, un vendedor de Candelario, le dio unos chorizos, la vida de este paisano cambió. Le gustaron tanto al rey que lo nombró su proveedor oficial. ¡Incluso encargó que lo inmortalizaran en un cuadro!