PERFILES

Confucio

La biografía de Confucio es la de una de las grandes figuras del pensamiento de la humanidad. Originario de China y nacido en el siglo VI a. C., Confucio fue maestro, carpintero y funcionario de un pequeño estado chino. Sus ideas solo alcanzarían popularidad tras su muerte. Aquí vamos a ver quién es Confucio y qué inventó para atender al perfil completo de un personaje esencial en buena parte de Asia.

La vida de Confucio

La biografía de Confucio se inicia un 28 de septiembre del 551 a. C. en la localidad de Zou, que actualmente pertenece a la provincia china de Shandong. En aquel momento, la zona era independiente y se gobernaba desde Qufu, aunque la cultura tradicional china era la que empapaba a todos sus habitantes.

Su familia tenía un pasado noble, pero lo cierto es que este quedaba lejos cuando nació el pensador, por lo que su vida, aun sin llegar a la pobreza absoluta, estuvo lejos de cualquier lujo. Esto se demuestra en sus estudios iniciales, y es que Confucio aprendió en escuelas para plebeyos las Seis Artes, que eran las que formaban el currículo educativo en la China antigua.

En torno a los 20 años, las ocupaciones principales de Confucio eran muy variadas. La necesidad de ganar dinero para pagar el entierro de su madre y para mantener a la familia que había formado al casarse con Qiguan condicionaba su día a día.

Trabajos como carpintero, cuidador de ovejas o contable se fueron sucediendo mientras el joven Confucio comenzaba a tener un interés cada vez mayor en la política. Esta época fue una de las más revueltas del pasado de China y la región originaria de Confucio no era ninguna excepción.

Las luchas y las disputas se sucedían continuamente y privaban a la comunidad de una estabilidad necesaria para poder desarrollar cualquier tipo de actividad. En gran medida, este fue el contexto que hizo que Confucio comenzara a desarrollar su pensamiento ético y político, aunque aún queda para llegar a ese punto de la biografía del autor.

En torno al 501 a. C., Confucio había escalado de tal forma en el escalafón político de la región que recibió primero el puesto de gobernador de una ciudad y posteriormente el de Ministro del Crimen. Fue en este momento cuando el pensador pudo empezar a poner en práctica un pensamiento que se basaba en la diplomacia y que dejaba de lado por completo el recurso al poder militar que tanto daño estaba haciendo en la sociedad del momento.

Sin embargo, una revuelta violenta en la zona haría que el paso por la política de Confucio acabase abruptamente en el 497 a. C. En ese año, Confucio se exilia voluntariamente y se retira de cualquier tipo de actividad pública mientras los causantes de la revuelta se encontraran en el poder.

Estos son años en los que Confucio vive una vida humilde y en los que se dedica a desarrollar de forma sistemática buena parte de su pensamiento. La etapa del exilio terminó con la vuelta a Lu de Confucio a la edad de 68 años.

En esta última etapa de su vida, Confucio se convirtió en maestro con un nutrido grupo de alumnos. Esta actividad la compaginó con el asesoramiento a varios ministros del gobierno de Lu, que se beneficiaron de la sabiduría acumulada por esta figura.

Qué descubrió Confucio: el confucianismo

Cuando alguien se pregunta quién es Confucio y qué inventó, muchas veces acaba asociándolo a figuras como Buda, Jesús o Mahoma creyendo erróneamente que este pensador chino fundó una religión como lo hicieron los tres anteriores.

Sin embargo, el confucianismo está lejos de ser tal cosa. Confucio reflexionó poco o nada sobre la divinidad y su pensamiento está dirigido a la ética individual y a la forma de comportamiento que hay que tener para que una sociedad prospere y avance en paz.

De esta forma, a Confucio se le puede comparar mejor con filósofos como Platón o cualquier otro del mundo clásico que con las figuras mesiánicas que fundan las grandes religiones del mundo.

Confucio parte de una idea muy sencilla: la edad de oro de la vida en sociedad estaba en el pasado. De ahí que su sistema de pensamiento sea plenamente conservador y tenga como objetivo mantener los valores tradicionales de la cultura china.

El altruismo, la tolerancia, el respeto mutuo, la armonía social y el cumplimiento del deber en relación con la obediencia al estado son los pilares fundamentales de todo el desarrollo teórico de Confucio. El último punto señalado es fundamental para el pensador. Según este, el ciudadano tiene la obligación de respetar y acatar los mandatos del estado, pero ello obliga también al mandatario a actuar de una forma ética y respetuosa con los gobernados.

Que el confucianismo se propagara rápidamente por toda China no es algo extraño. Realmente, lo que hace Confucio es sistematizar las tradiciones y los valores culturales que ya estaban arraigados en el pueblo, por lo que a este no le costó en absoluto asimilar sus enseñanzas.

Cómo murió Confucio

Con 71 o 72 años, los expertos aquí no se ponen del todo de acuerdo, Confucio pasó por una mala época debido a la muerte de su hijo y a la de algunos de sus discípulos favoritos.

Presa de la pena y del abatimiento, Confucio muere a esta edad por causas naturales y deja tras de sí un legado imponente y del que hay que destacar el haber sido capaz de sistematizar de forma ordenada todos los valores culturales chinos.

A su muerte, las enseñanzas de Confucio eran generalmente desconocidas, aunque los siguientes siglos verían su florecimiento y el reconocimiento a la que hoy es una de las figuras fundamentales de la amplia cultura china.

Sus restos descansan en el cementerio de Kong Lin en la zona histórica de Qufu, por lo que puede rendirse homenaje a la biografía de Confucio y a una de las grandes obras éticas que el pensamiento oriental ha dejado a lo largo de toda su historia.