PERFILES

Eduardo Dato

Eduardo Dato nació el 12 de agosto de 1856 en La Coruña. Fue el hijo único de Carlos Dato y Lorena de Iradier. Siendo adolescente se trasladó a junto con su familia a Madrid, ciudad en la que al poco tiempo falleció su madre.

Sus estudios primarios los realizó en el colegio Escolapios de San Antón y después, interesado por el Derecho, realizó la licenciatura en esta materia en la Universidad Central de Madrid. Finalizó Derecho Civil y Canónico con 19 años.

Con 21 años comenzó a trabajar en un bufete de abogados y mientras tanto continuaba sus estudios para ser abogado del Estado.

Un año más tarde, con 22, contrajo matrimonio con María del Carmen Barrenechea y Montegui el 10 de noviembre de 1879. Ella era hermana de unos amigos cercanos y la conocía desde hacía tiempo. Tras el fallecimiento prematuro de su primer hijo, el matrimonio tuvo 3 hijas.

 

Fotografía apaisada de Eduardo Dato sentado junto a una de sus hijas, quien viste un vestido largo blancoDato junto a su familia y junto una de sus hijas*

 

Desde joven estuvo adscrito al Partido Conservador que lideraba Cánovas del Castillo. Fue allí donde desarrolló su trayectoria política. Primero, fue elegido diputado por Murias de Paredes (León) y, más tarde, lo hizo por la circunscripción de Vitoria.

 

Fotografía en blanco y negro de Eduardo Dato posando junto con otros membros del partido conservador en una escalinataEduardo Dato posBanquete del Partido Conservador en Nuevo Club. 1915*

 

Tras el fallecimiento del rey Alfonso XII en 1885, Dato no estuvo de acuerdo con la estrategia mantenida por Cánovas del Castillo de ceder el poder a los liberales. Por este motivo siguió a los disidentes del partido Romero Robledo y Francisco Silvela.

Tras la llegada del sucesor al trono, Alfonso XIII, Antonio Maura fue quien ocupó la presidencia del consejo de ministros y con él Dato fue alcalde de Madrid (1907) y presidente de las Cortes Generales.

Fue Alfonso XIII quien le encargó formar gobierno, ya que este no mantenía una buena relación con Antonio Maura y no quería que, tras la finalización del mandato del liberal Conde de Romanones, fuera él quien lo hiciera. Dato aceptó, provocando la escisión con Maura y dividiendo en dos al partido Conservador.

El primer mandato de Eduardo Dato comenzó el 27 de octubre de 1913. Durante este período, aceptó la creación de la Mancomunidad de Cataluña en 1914 y firmó la neutralidad de España en la Primera Guerra Mundial en 1914. Este hecho provocó división en el país, pero definitivamente lo mantuvo fuera del conflicto bélico.

 

San Sebastián. Dato en la salve del 14 de Agosto 1918*

 

Su segundo mandato se desarrolló entre el 11 de junio y el 3 de noviembre de 1917. Y el tercero comenzó en mayo de 1920.

 

DATO, EN FAVOR DE LOS TRABAJADORES

Eduardo Dato fue un político pionero y adelantado en lo que se refiere a derechos sociales y laborales. Promovió e impulsó, ya desde principios del siglo, reformas legislativas que favorecían a los trabajadores. La Ley de 13 de marzo de 1900 regulaba el trabajo de los niños y las mujeres, siendo una de las primeras leyes en hacerlo. La ley contemplaba puntos muy relevantes que fueron el embrión de algunos de los actuales derechos, como la ley de maternidad y lactancia:

 

CAPITULO II
Trabajo de las mujeres

  1. Las mujeres que hayan entrado en el octavo mes de embarazo podrán solicitar del patrono el cese en el trabajo, teniendo derecho á que se les reserve el puesto que ocupaban hasta tres semanas después del alumbramiento. Si de una certificación facultativa resultase que á las tres semanas la mujer no podía dedicarse, sin perjuicio de su salud, al trabajo que realizaba anteriormente, se le reservará su puesto una semana mas.

 

  1. Al tenor de lo dispuesto en el art. 9.º de la Ley, las obreras con hijos en el período de la lactancia tendrán una hora al día para dar el pecho á sus hijos. Dicha hora se dividirá en dos períodos de treinta minutos, utilizables uno por la mañana y otro por la tarde. No obstante, si la madre lo prefiere, y siempre que al niño se lo lleven al taller o establecimiento donde aquélla presta sus servicios, podrá dividir la hora en cuatro períodos de á quince minutos, utilizables dos por la mañana y dos por la tarde. El tiempo destinado á la lactancia, siempre que no exceda de una hora diaria, no será descontable para los efectos de cobro de jornales. La madre, sin embargo, sometiéndose al descuento correspondiente, podrá dedicar á la lactancia de sus hijos más tiempo de una hora diaria.

 

Además, la llamada “Ley Dato” (Ley de 30 de enero de 1900 acerca de los accidentes del trabajo) fue la semilla de lo que actualmente conocemos como la Seguridad Social. Esta fue igualmente promovida, impulsada y firmada por Dato.

 

 

 

SINDICALISTAS Y ANARQUISTAS COMO ENEMIGOS

A pesar de las reformas y leyes de carácter social que Dato había impulsado, el escenario en el que España estaba inmersa, la represión hacia los huelguistas en Barcelona y la controversia creada por la conocida como Ley de Fugas, hacían que la tensión política y social existente aumentara la animadversión hacia el presidente por algunos sectores de la sociedad.

 

ASESINATO

Eduardo Dato era presidente del Consejo de Ministros (por entonces denominación oficial del jefe del ejecutivo) por tercera vez y líder del Partido Conservador. España, en plena época de la Restauración, vivía un momento profundamente convulso debido a la lucha que la patronal y las centrales sindicales mantenían.

En Barcelona, que había sido un punto caliente de la lucha sindicalista y aún lo seguía siendo durante el tercer mandato de Dato, se vivieron fuertes protestas y huelgas que fueron reducidas con fuerza por el gobernador militar de la ciudad, Martínez Anido.

El 8 de marzo de 1921, Eduardo Dato subió a su coche oficial para trasladarse desde el Senado a su casa utilizando la ruta habitual. En el coche, un Marmon 34 estadounidense, viajaban el mismo Dato, el chófer y un ayudante. Cuando circulaban por el lado izquierdo de la Plaza de la Independencia (hasta 1924 en Madrid se circulaba por la izquierda) dirigiéndose hacia la calle Serrano (entonces de doble sentido) tres hombres, Pedro Mateu, Luis Nicolau y Ramón Casanellas, subidos en una moto con sidecar, esperaban en la Plaza de Cibeles a que el coche avanzara hacia la Puerta de Alcalá. Entonces se acercaron por detrás y dispararon una veintena de veces al coche en el que circulaba Dato. Tres de los disparos resultaron del todo mortales, falleciendo el presidente en el acto. Los asesinos se fugaron rápidamente en dirección a la calle Arturo Soria, en donde disponían de una cochera para guardar la moto.

Todo sucedió muy rápido, se cuenta que el magnicidio se llevó a cabo en cuestión de 15 segundos. Se trataba del cuarto magnicidio vivido en España desde 1870.

 

Estado del coche de Eduardo Dato tras el ataque

 

Los perpetradores (junto con un cuarto que finalmente no participó) habían viajado desde Barcelona a Madrid en tren el 11 de enero. Una vez en la capital se dedicaron a preparar el magnicidio. Vigilaron las rutas de Eduardo Dato y decidieron que el punto de la Plaza de la Independencia era ideal, ya que el coche aminoraba la marcha para rodear la plaza y encarar la calle Serrano. Tras la decisión, dos de ellos viajaron de nuevo a Barcelona para adquirir una moto Indian con sidecar que utilizarían en el asesinato. Además, se hicieron con pistolas “Mauser”.

Tras el suceso, los asesinos huyeron. Sin embargo, a los pocos días, Pedro Mateu fue detenido en el lugar donde se hospedaba. Luis Nicolau huyó con su pareja a Alemania donde posteriormente sería detenido y extraditado a España. Ramón Casanellas se marchó a Rusia.

La facilidad con que los asesinos perpetraron el magnicidio sorprendió a todo el mundo. Llevaron a cabo ensayos a plena luz del día sin que la policía se percatara de movimientos extraños en el centro de la capital. Además, el coche de Dato no estaba blindado y, para mayor sorpresa, viajaba sin escolta. Más aún cuando la amenaza de atentado se cernía con viveza sobre el presidente. Días después del suceso se produjo la dimisión del Director General de seguridad Fernando de Torres Almunia.

Tiempo después Mateu afirmó que el motivo del asesinato era la permisividad que Dato había mostrado al tolerar la conocida como Ley de Fugas. Mateu declaró: “Yo no disparé contra Dato, a quien ni siquiera conocía, sino contra un presidente que autorizó la más cruel y sanguinaria de las leyes: la ley de fugas”. A pesar de que el ideólogo (y quien ordenó su aplicación en varias ocasiones) de tal ley fue el gobernador de Barcelona, Martínez Anido, investigadores afirman que los asesinos no habrían considerado viable atentar contra él ya que estaba muy protegido.

Al tratarse de un magnicidio, con todo lo que ello conlleva, existen investigaciones que ofrecen motivaciones alternativas del asesinato. Hay división de opiniones en cuanto a la motivación del mismo y aún hoy, 100 años después, corren ríos de tinta acerca de lo sucedido.

El periodista Francisco Perez Abellán, tras profundas pesquisas, llegó a otra conclusión acerca de la motivación del asesinato y del modus operandi de los asesinos:

“Aunque la historia de la infamia le atribuye ser un monstruo de represión, Eduardo Dato era un reformador social, amigo de los desprotegidos. Un político que defendía los intereses de la clase baja siendo el primero en redactar una ley moderna de accidentes de trabajo y proteger el trabajo de las mujeres y los niños. Profundamente católico, su política se inspiraba en la encíclica «Rerum Novarum» de León XIII, siendo el fundador del Instituto Nacional de Previsión en el que por primera vez se miraba por la jubilación de los obreros. Ya no hay políticos tan católicos. Era un gran estadista y un hombre honrado. Le mataron por eso.”

 

DESTINO DE LOS ASESINOS

Nicolau fue detenido en Alemania, pero la burocracia judicial impidió su extradición inmediata a España. Tras negociaciones, la justicia alemana concedió la misma bajo la condición de no condenarle a pena de muerte. Así fue y tanto Nicolau como Mateu fueron condenados a cadena perpetua en 1923.

En 1931, con la proclamación de la Segunda República, los condenados fueron puestos en libertad tras una amnistía decretada por el gobierno.

Casanellas vivió en Rusia hasta el mismo año, cuando regresó a España para reorganizar el Partido Comunista Español. En 1933 sufrió un accidente de moto y falleció. En 1939 Nicolau fue fusilado en Barcelona y Mateu falleció a los 80 años en Toulouse, Francia.

 

LEGADO SOCIAL Y LABORAL

Uno de los grandes logros que consiguió Dato fue mantener a España neutral durante la Primera Guerra Mundial, a pesar de las presiones sufridas por diferentes capas de la sociedad.

Además, otro de sus grandes legados fue la instauración de la Ley de Accidentes de Trabajo, la semilla de lo que hoy es la Seguridad Social. Siguiendo la misma línea, protegió de la explotación a los menores y consiguió que las mujeres embarazadas conservaran su puesto de trabajo después del nacimiento de los hijos.

Durante toda su trayectoria política impulsó reformas y leyes que conformaron las bases de lo que hoy es la legislación laboral y social en España.

Es probable que su asesinato y todo lo que lo rodeó ensombreciera a partir de ese momento su trabajo como político y los hitos conseguidos en el ejercicio de sus diferentes cargos.

 

 

*Foto cedida por la familia Dato