PERFILES

Fernando de Magallanes

En busca de fama y fortuna, el explorador portugués Fernando de Magallanes (1480-1521) partió de España en 1519 con una flota de cinco barcos para descubrir una ruta marítima occidental hacia las Islas de las Especias. En el camino descubrió lo que ahora se conoce como el Estrecho de Magallanes y se convirtió en el primer europeo en cruzar el Océano Pacífico, además de confirmar que la tierra era redonda. El viaje fue largo y peligroso, y solo un barco regresó a casa casi tres años después. Aunque estaba cargado de valiosas especias del Este, solo 18 de los 273 tripulantes originales de la flota regresaron con el barco. El mismo Magallanes fue asesinado en una batalla durante el viaje, pero su ambiciosa expedición demostró que el globo podía rodearse por mar y que el mundo era mucho más grande de lo que se había imaginado anteriormente.

Los primeros años de Magallanes

Fernando de Magallanes nació en Sabrosa, Portugal, en el año 1480, en una familia de la baja nobleza portuguesa. A los 12 años, Fernando de Magallanes (Fernão de Magalhães en portugués) y su hermano Diogo viajaron a Lisboa para servir como pajes en la corte de la Reina Leonor. Mientras estuvo en la corte, Magallanes pudo empaparse de la gran rivalidad entra Portugal y España por la exploración del mar y el dominio sobre el comercio de especias en las Indias Orientales, especialmente las Islas de las Especias, o Molucas, en la Indonesia moderna. Alentado por la promesa de fama y riqueza, Magallanes desarrolló un interés en el descubrimiento marítimo en sus primeros años.

En 1505, Magallanes y su hermano fueron asignados a una flota portuguesa con destino a la India. Durante los siguientes siete años, Magallanes participó en varias expediciones en India y África y fue herido en varias batallas. En 1513 se unió a la enorme flota de 500 barcos y 15.000 soldados enviada por el rey Manuel a Marruecos para desafiar al gobernador marroquí que se negó a pagar su tributo anual al imperio portugués. Los portugueses fácilmente abrumaron a las fuerzas marroquíes, y Magallanes se quedó en Marruecos. Mientras estuvo allí fue gravemente herido en una escaramuza, lo que lo dejó cojeando para el resto de su vida.

 

Magallanes: de Portugal a España

En el siglo XV las especias estaban en el epicentro de la economía mundial, al igual que el petróleo hoy. Altamente valorado para dar sabor y preservar los alimentos, así como para enmascarar el sabor de la carne en mal estado, las especias como la canela, el clavo, la nuez moscada y especialmente la pimienta negra, fueron extremadamente valiosas. Como las especias no se podían cultivar en la Europa fría y árida, no se escatimó en esfuerzos para descubrir la ruta marítima más rápida a las Islas de las Especias. Portugal y España pronto lideraron la competencia por el control sobre este producto clave. Los europeos habían llegado a las Islas de las Especias navegando hacia el este, no siendo necesario navegar hacia el oeste desde Europa para llegar al otro lado del globo.

 

Magallanes estaba decidido a ser el primero en hacerlo

Ya siendo un experimentado marinero, Magallanes se acercó al rey Manuel de Portugal buscando su apoyo para un viaje hacia el oeste, rumbo a las Islas de las Especias, pero el rey rechazó su petición repetidamente. En 1517, un frustrado Magallanes renunció a su nacionalidad portuguesa y se mudó a España para buscar apoyo real para su empresa.

Cuando Magallanes llegó a Sevilla en octubre de 1517, no tenía conexiones y hablaba poco español. Pronto conoció a otro portugués expatriado llamado Diogo Barbosa, y en un año se casó con su hija Beatriz, que dio a luz a su hijo Rodrigo un año después. La familia Barbosa, bien conectada, presentó a Magallanes a los oficiales responsables de la exploración marítima de España, y pronto Magallanes consiguió una cita para reunirse con el rey de España, Carlos I.

El nieto del rey Fernando II y la reina Isabel I, que habían financiado la expedición de Colón al Nuevo Mundo en 1492, recibió la petición de Magallanes con el mismo favor que mostraron sus abuelos. Con solo 18 años, el rey Carlos I otorgó su apoyo a Magallanes, quien a su vez le prometió al joven rey que su viaje por el oeste traería riquezas inconmensurables a España.

 

Mapa resultante del Tratado de Tordesillas

 

Estrecho de Magallanes

El 10 de agosto de 1519, Magallanes se despidió de su esposa y su hijo pequeño, a ninguno de los cuales volvería a ver, y la expedición zarpó. Magallanes comandó la nao principal, la Trinidad, y estuvo acompañado por otras cuatro naves: San Antonio, Concepción, Victoria y Santiago. La expedición resultaría larga y ardua, y solo una nao, la Victoria, volvería a casa tres años más tarde, transportando apenas 18 de los 273 tripulantes originales de la flota.

En septiembre de 1519, la flota de Magallanes zarpó de Sanlúcar de Barrameda, España, y cruzó el Océano Atlántico, que entonces se conocía simplemente como el Mar del Océano. La flota llegó a Sudamérica más de dos meses después. Allí los barcos navegaron hacia el sur, abrazando la costa en busca del estrecho legendario que permitiría el paso por América del Sur. La flota se detuvo en Puerto San Julián, donde la tripulación se amotinó el día de Pascua en 1520. Magallanes rápidamente sofocó el levantamiento, ejecutó a uno de los capitanes y dejó atrás a otro capitán amotinado. Mientras tanto, Magallanes había enviado al Santiago como avanzadilla a explorar la ruta, en donde naufragó durante una terrible tormenta. Los miembros de la tripulación del barco fueron rescatados y asignados entre los barcos restantes. Con esos sucesos desastrosos tras de sí, la flota salió de Puerto San Julián cinco meses después, cuando las fuertes tormentas estacionales disminuyeron.

El 21 de octubre de 1520, Magallanes finalmente entró en el estrecho que había estado buscando y que hoy lleva su nombre. El viaje a través del estrecho fue traicionero y frío, y muchos marineros continuaron desconfiando de su líder y refunfuñando sobre los peligros del viaje. En los primeros días de la navegación del estrecho, la tripulación del San Antonio obligó a su capitán a desertar, y el barco giró y huyó a través del Océano Atlántico de regreso a España. En este punto, solo tres de los cinco barcos originales permanecían en la flota de Magallanes.

Magallanes cruzando el estrecho de las Once Mil Vírgenes (Estrecho de Magallanes)

 

Magallanes: circunnavegando el globo

Después de pasar más de un mes atravesando el estrecho, la armada restante emergió en noviembre de 1520 para contemplar un vasto océano ante ellos. Fueron los primeros europeos conocidos en ver el gran océano, que Magallanes llamó Océano Pacífico por su aparente tranquilidad, un marcado contraste con las peligrosas aguas del estrecho del que acababa de salir.

Poco se sabía sobre la geografía más allá de América del Sur en ese momento, y Magallanes estimó con optimismo que el viaje a través del Pacífico sería rápido, aunque la flota tardó tres meses en atravesar lentamente el vasto Pacífico. Los días se alargaron mientras la tripulación de Magallanes esperaba ansiosamente a pronunciar las palabras mágicas «¡Tierra!». Finalmente, en marzo de 1521, la flota llegó a la isla de Guam, en el Pacífico, donde reabastecieron sus tiendas de alimentos.

La flota de Magallanes luego navegó hacia el archipiélago filipino y desembarcó en la isla de Cebú, donde Magallanes se hizo amigo de los lugareños y, golpeado con un repentino celo religioso, trató de convertirlos al cristianismo. Magallanes estaba ahora más cerca que nunca de llegar a las Islas de las Especias y cuando Cebú le pidió ayuda para luchar contra sus vecinos en la isla de Matan, Magallanes estuvo de acuerdo. Supuso que obtendría una rápida victoria con sus armas europeas superiores, y contra el consejo de sus hombres, el propio Magallanes dirigió el ataque. Los nativos de Matan lucharon ferozmente, y Magallanes cayó cuando le dispararon una flecha venenosa. Murió el 27 de abril de 1521.

Magallanes nunca llegaría a las Islas de las Especias y después de la pérdida de otro de los barcos de su flota, las dos naves restantes finalmente llegaron a las Molucas el 5 de noviembre de 1521. Al final, solo el Victoria completó el viaje alrededor del mundo y llegó a Sevilla el 6 de septiembre de 1522 con un pesado cargamento de especias, pero con solo 18 hombres de la tripulación original.

Buscando riquezas y gloria personal, el viaje atrevido y ambicioso de Magallanes alrededor del mundo proporcionó a los europeos mucho más que especias. Aunque el viaje hacia el oeste desde Europa hacia el este a través del Estrecho de Magallanes había sido descubierto y mapeado, el viaje fue demasiado largo y peligroso para convertirse en una ruta práctica hacia las Molucas. Sin embargo, el conocimiento geográfico europeo se amplió enormemente gracias a la expedición de Magallanes. Encontró no solo un océano masivo, hasta ahora desconocido para los europeos, sino que también descubrió que la tierra era mucho más grande de lo que se pensaba. Finalmente, aunque ya no se creía que la Tierra fuera plana en esta etapa de la historia, la circunnavegación del globo por parte de Magallanes desacreditó empíricamente la teoría medieval de manera concluyente.

Aunque a Magallanes a menudo se le atribuye la primera circunnavegación del mundo, lo hizo por un tecnicismo: primero hizo un viaje desde Europa a las Islas Molucas, hacia el este a través del Océano Índico, y luego realizó su famoso viaje hacia el oeste que lo llevó a las Filipinas. Así que cubrió todo el terreno, pero no fue en un sentido estricto desde el punto A al punto A. Sin embargo, su esclavo, Enrique fue la primera persona en circunnavegar el mundo en una dirección, desde el punto A hasta el punto A.

Ruta de la expedición Magallanes-Elcano

 

Si quieres saber más acerca de Magallanes y el viaje que lo cambió todo, no te pierdas el estreno de LA PRIMERA VUELTA AL MUNDO, el 22 de septiembre a las 22h.