PERFILES

Francisco Franco

Francisco Franco Bahamonde, dictador y militar español, nació en Ferrol (A Coruña) el 4 de diciembre de 1892 y murió el 20 de noviembre de 1975 en Madrid. Franco tuvo, antes de llegar a ser jefe de Estado español, una larga carrera militar marcada especialmente por su participación en la Guerra del Rif, en la que experimentó un rápido ascenso.

INFANCIA Y JUVENTUD 

Francisco Franco (Ferrol, 1892) nació en el seno de una familia de clase media y de tradición marina. Su padre, Nicolás Franco, llegó a ser capitán de la Armada y oficial de colonias y su madre, María del Pilar Bahamonde Pardo, provenía a su vez de una familia de tradición marina. Franco fue el segundo hijo de cinco que tuvo la pareja: Nicolás, Pilar, Ramón y Paz. Esta última murió a los cuatro años, cuando Francisco Franco tenía 11 años.

Los valores que marcaron su personalidad y algunos de los principales rasgos de los 40 años de dictadura que ejerció fueron heredados de su madre. Ella fue una persona extremadamente católica y conservadora, le inculcó los valores que más tarde le identificaron: puritanismo, moralismo, desinterés por el sexo, por el alcohol y por las celebraciones suntuosas.

Durante su juventud fue un chico retraído y reservado que, a pesar de que Franco era muy joven cuando ocurrió, vivió la pérdida de Cuba por parte del imperio español en 1898, hecho que marcó profundamente a la sociedad española durante los consiguientes años.

Con 12 años, entró en una escuela de preparación naval junto con su hermano Nicolás y después, en 1907, consiguió entrar en la Academia Militar de Toledo. Allí no alcanzó una buena calificación, lo que frustró en ese momento sus pretensiones de ser destinado a África para participar en la Guerra del Rif. Sin embargo, dos años después fue finalmente destinado a Marruecos.

 

ASCENSO MILITAR 

Su participación en la contienda africana desde 1912 hasta 1926 (aunque con varios viajes de regreso a España) le proporcionó un rapidísimo ascenso en la jerarquía militar española. Durante los 14 años que permaneció allí, ascendió desde soldado hasta general pasando por teniente (1912), capitán (1914) y general en 1926, convirtiéndose, con 33 años, en el general más joven de Europa. Franco ejerció en las tropas un mandato firme e implacable con la insubordinación. Además, durante la contienda, sufrió una herida grave en el vientre que le tuvo hospitalizado durante varios meses.

 

En uno de sus permisos en España conoció a Millán-Astray, quien estaba formando la Legión y a su vuelta a África le nombró su segundo jefe.

Franco disfrutó de varios permisos mientras estuvo destinado en África y en uno de ellos, en 1923, se casó con la que sería su mujer hasta el final de su vida, Carmen Polo, ejerciendo como su padrino de boda Alfonso XIII. Un artículo de un periódico madrileño titulaba: La boda de un heroico Caudillo, siendo, parece ser, la primera vez que se utilizó el término Caudillo para referirse a él.

Su estancia en África fue una experiencia crucial en su vida. En una entrevista en 1938 declaró: “Mis años en África vienen a mí con indudable fuerza. Allí nació la posibilidad de rescate de la España grande. Allí se fundó el ideal que hoy nos rinde. Sin África, yo apenas puedo explicarme a mí mismo, ni me explico cumplidamente a mis compañeros de armas”.

 

REGRESO DEFINITIVO A ESPAÑA

Ya de vuelta a España en 1926, su ascenso en el escalafón militar no cesó, y algunas de las situaciones a las que se enfrentó no hicieron sino impulsar su carrera. Entre ellas, se enfrentó a la conocida como Revolución de Asturias. Una huelga obrera a nivel nacional que en Asturias resistió la represión del ejercito, comandado por Franco, durante casi veinte días, provocando numerosos disturbios. Tal enfrentamiento, considerado por algunos biógrafos como especialmente brutal, le proporcionó notoriedad y un anticipo de cómo sería la dictadura franquista.

Franco, además, se vería envuelto en la polémica que había entre la parte del ejército que se había quedado en la península durante la Guerra del Rif (peninsulistas) y los que habían sido destinados (africanistas). Los primeros abanderaban la queja de los rápidos ascensos que se producían en el ejército que se hallaba en África.

 

REPÚBLICA, GOLPE DE ESTADO Y CONTIENDA CIVIL

Franco, de ideas conservadoras y defensor del orden y la autoridad, no confiaba en el liberalismo ni en el régimen Parlamentario, por lo que siempre rondó en su cabeza la idea de un levantamiento militar, un golpe de estado. Tras varias conspiraciones urdidas en el seno de las fuerzas militares acordes a sus ideas, finalmente se unió a última hora a la sublevación contra la República que habían planeado varios militares en julio de 1936. El “Alzamiento Nacional” se produjo los días 17 y 18 de julio en España y África respectivamente.

En la capital, el golpe de estado no tuvo éxito, lo que dio lugar a la Guerra Civil española, enfrentando a republicanos y sublevados en un conflicto armado que duró dos años y ocho meses. Durante la guerra, Franco no siguió las tendencias de guerra moderna que había en el resto de Europa, siendo un estratega conservador.

Finalmente, el 1 de abril de 1939, el bando sublevado se hizo con la victoria, entre otras muchas razones, debido a la fuerte unidad militar con la que contaban.

 

DICTADURA

Tras la victoria, Franco liquidó la República implantando un nuevo orden político y proclamando una dictadura de mando personal. Un régimen autoritario filo-fascista en línea con los sistemas de Hitler y Mussolini en Alemania e Italia.

En cuanto a la economía, Franco utilizó e implantó varios sistemas durante los 40 años de dictadura, entre los que destacó la autarquía económica. Su actividad oficial destacó por las grandes audiencias militares y civiles y, por supuesto, por su autoritarismo. Aplicó sus ideologías católicas, unitarias y centristas, estando en contra de las autonomías y diferencias culturales entre los diferentes territorios. Aplicó una represión feroz contra la oposición, ejecutando más de 60.000 personas hasta 1945 y continuando después con las ejecuciones políticas hasta su muerte en 1975. La dictadura franquista ejecutó entre 23.000 y 150.000 personas, según la fuente que sea consultada.

 

España sufrió, debido a la dictadura y al régimen económico, una marginación internacional hasta que el ferviente anticomunismo de Franco le acercó a los Estados Unidos. Franco permitió instalar bases estadounidenses en varios puntos de la geografía española por lo que a cambió recibió cuantiosas sumas de dinero.

 

MUERTE DE FRANCO Y DE LA DICTADURA

El 20 de noviembre de 1975 Franco fallecía a causa de graves problemas médicos que arrastró durante varios meses. Parkinson, varios infartos y otros problemas derivados, le llevaron a la muerte tras 40 años de dictadura y una guerra civil. Franco había designado en 1969 a Juan Carlos I como su sucesor, y así se hizo cuando falleció. La continuidad política no se produjo ya que Juan Carlos I promovió, sin salirse de la legalidad vigente, la transición hacia una democracia en forma de Monarquía Parlamentaria.

 

 

POLÉMICA ACTUAL

Actualmente Francisco Franco se encuentra enterrado en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos que él mismo mandó construir y que se inauguró en 1959. No sin polémica, el actual gobierno del PSOE ha actuado para que sus restos sean exhumados del Valle de los Caídos y trasladados, el 10 de junio de 2019, al cementerio de El Pardo, donde está enterrada su mujer Carmen Polo. El proceso se halla inmerso en un recurso presentado por la familia del dictador, que ha sido aprobado por el Tribunal Supremo. Este a paralizado la exhumación de los restos del dictador. Según el tribunal «provocaría un grave trastorno para los intereses públicos encarnados en el Estado y en sus instituciones constitucionales, habida cuenta de la significación de don Francisco Franco».