PERFILES

Hillary Clinton

La biografía de Hillary Clinton es realmente interesante. Fue primera dama de Estados Unidos e intentó ser la primera mujer en alcanzar el Despacho Oval. Su carrera política es una de las más fascinantes de la historia estadounidense y merece ser tenida en cuenta por cualquier amante de la política norteamericana.

La historia de Hillary Clinton

Hillary Diane Rodhman nació en Chicago en 1947 del matrimonio formado por Hugh y Dorothy Rodhman. Pasó sus primeros años en la ciudad que la vio nacer cursando estudios de educación primaria y secundaria en el prestigioso centro Wellesley College. Aquí ya comenzó a destacar como una alumna brillante capaz de obtener los mejores resultados en muchas de las materias que cursaba.

El talento de Hillary y los recursos de su familia la llevaron directamente a Yale, una prestigiosa universidad en la que la joven entró en 1969 para estudiar Derecho. Aquí se convirtió en una líder estudiantil de primer nivel. De hecho, se hizo cargo de un gran número de publicaciones estudiantiles y formó parte de todo tipo de actividades.

También fueron sus años de universidad los que la pondrían en contacto con su futuro esposo, Bill Clinton, al que aún le quedaba para convertirse en presidente de los EE. UU., pero que ya mostraba madera de líder en las bases del Partido Demócrata.

Graduada como doctora en Derecho en 1974, la joven dedicó los primeros años de su actividad profesional a colaborar con diferentes asociaciones dedicadas a promover los derechos de la infancia y mejorar la calidad de vida de los niños americanos.

En 1975, Hillary contrajo matrimonio con Bill y, a finales de los 70, se mudaron a Arkansas, donde la carrera política de su marido estaba a punto de despegar. Convertido este en gobernador del estado, Hillary se encargó de impartir clases en la universidad.

Lejos de quedarse a la sombra como primera dama de Arkansas (su marido ganó las elecciones en 1978), Hillary desarrolló una intensa actividad que la llevó a entrar en la lista de los cien abogados más influyentes del país entre el 75 y el 91.

La llegada a la Casa Blanca

Durante la campaña presidencial de 1992, la que llevaría a Bill a la Casa Blanca, Hillary jugó un papel fundamental. En este sentido, hemos de destacar que la futura primera dama se alejó del papel de la esposa complaciente que dejaba el protagonismo a su marido para convertirse en una figura mucho más destacada.

Es más, tanto fue así que se crearon eslóganes como “Votad al marido de Hillary” que marcaron profundamente toda la campaña y que hicieron que esta contase con una popularidad entre el electorado femenino como no se había visto antes.

Pero la ruptura de la tradicional imagen de la primera dama no le iba a salir gratis. Hillary fue duramente criticada durante todo el mandato de su marido por no asumir el discreto papel que la historia le daba a su cargo. Este hecho se acentuó cuando el presidente la eligió para dirigir una comisión sobre la reforma de la sanidad, uno de los puntos destacados del programa de Clinton.

Sin embargo, la comisión no prosperó y Hillary tomó desde entonces una postura mucho más discreta ante la opinión pública, especialmente en el segundo mandato de Bill Clinton. Y así fue incluso cuando estalló el caso Lewinsky, que terminó demostrando que su marido le había sido infiel, algo que incluso puso en riesgo la presidencia de este.

La vida política de Hillary en solitario

Una vez terminado el mandato de Bill Clinton, Hillary comenzó una carrera en solitario que no es menos brillante que la de su esposo. En el año 2000, fue elegida como senadora por el estado de Nueva York, un cargo que renovó en 2006. De esta forma, nos demostró que había llegado a la política para quedarse por su esfuerzo y no por ser la antigua primera dama del país.

El papel de Hillary como senadora fue destacado. Su personalidad fuerte y decidida y su gran compromiso con diferentes causas sociales la hicieron ganar cada vez más protagonismo en una carrera que tenía un objetivo de fondo: alcanzar la presidencia del país.

Y, para conseguirlo, se presentó a las primarias demócratas de 2008, aunque entonces se retiraría ante la irremediable victoria de un Barack Obama que sería el próximo presidente del país. Pero Hillary, de nuevo, no desapareció, ya que formó parte de la Administración Obama con un cargo de tanta responsabilidad como el de secretaria de Estado.

Eso sí, la Casa Blanca seguía siendo su objetivo y de nuevo volvió a intentarlo cuando Obama dejó el cargo. Esta vez, Clinton sí logró convertirse en la candidata del Partido Demócrata para las elecciones que se celebrarían el 8 de noviembre de 2016.

En esta ocasión, fue derrotada por Donald Trump. No obstante, Hillary puede presumir de haber ganado estas elecciones en lo que a voto popular se refiere, aunque los representantes electorales cayeran del lado de su rival republicano debido al tipo de sistema electoral que funciona en el país estadounidense.

Qué consiguió Hillary Clinton

Desde entonces, la mandataria y política norteamericana ha publicado varios libros con sus memorias y ha proseguido con la actividad de ayuda humanitaria que ya había llevado a cabo antes de meterse en la lucha presidencial.

Sin embargo, no está retirada de la vida en activo, ya que en 2020 se convirtió en la rectora de la Queens’s University de la ciudad de Belfast, un cargo que nunca había alcanzado una mujer a lo largo de la centenaria historia de la institución.

Como hemos podido comprobar, la biografía de Hillary Clinton no es la de una mujer convencional. Capaz de renovar el papel que siempre tuvo la primera dama de Estados Unidos, comprometida con tareas sociales y cerca de ser elegida como presidenta del país, su legado, que aún está sin terminar, es considerado como uno de los más importantes del país y como una referencia para todo el mundo occidental.