PERFILES

Luis Buñuel

Luis Buñuel, padre del surrealismo cinematográfico, está considerado uno de los directores más influyentes y originales de la historia del cine, aclamado por la crítica y el público. El universo dibujado en sus películas y su capacidad para sorprender a los espectadores de todo el mundo le han valido por consenso la calificación de genio.

VIDA TEMPRANA

Luis Buñuel Portolés nació el 22 de febrero del año 1900 en la población de Calanda, Teruel. Fue el mayor de siete hermanos.  Su padre, Leopoldo Buñuel, hizo fortuna en La Habana vendiendo armas de fuego y utensilios de ferretería. Cuando regresó a España se desposó con María Portolés, una joven de apenas diecisiete años, 28 años más joven que él.

Buñuel estudió violín animado por su madre. Tras recibir una educación religiosa y estudiar con los Jesuitas en Zaragoza, pronto rechazó la religión, declarándose ateo de por vida.

Tras finalizar el bachillerato, en 1917 viajó a Madrid para ingresar en la Universidad, iniciando los estudios de Ingeniería Agrónoma. Buñuel se instaló en la Residencia de Estudiantes de Madrid, semillero de pensamiento liberal, en donde entabló amistad con dos estrellas emergentes, Federico García Lorca y Salvador Dalí. También se sumó a las tertulias que Ramón Gómez de la Serna dirigía en el Café Pombo.

Buñuel abandonó la Ingeniería e inició estudios de entomología en 1920, aunque finalmente terminó licenciándose en Filosofía y Letras cuatro años después. En 1922 publica sus primeros trabajos literarios y tras visionar la película de su ídolo Fritz Lang “Las Tres Luces”, decide dedicarse al séptimo arte.

 

PRIMEROS TRABAJOS

En el año 1925 se trasladó a París, buscando un puesto en la Liga de Naciones que no fructificó, pero permaneció allí para trabajar como asistente de dirección de Jean Epstein y estudiar en la Academia de Cine de París. En París conoce a Jeanne Rucar.

Con el apoyo financiero de su madre, en 1929 Buñuel y Dalí escribieron el famoso corto experimental “Un Perro Andaluz”, que Buñuel dirigió y Albert Duverger fotografió. Dos días antes de finalizar el rodaje Dalí se incorporó para interpretar a un marista arrastrado por el suelo. El pintor se sorprendió de la eficiente producción llevada a cabo y se sintió molesto al darse cuenta de que la pieza podría funcionar sin él.

El título se convirtió inmediatamente en una obra clave de la historia del cine por su inmersión en el estilo surrealista, que André Breton bendijo, admitiendo a Buñuel y a Dalí en su estrecho círculo.

Tras “Un Perro Andaluz” Buñuel dirigió “La Edad De Oro” (1930), una sátira surrealista que la crítica de la época recibió con entusiasmo, abriéndole a Buñuel las puertas de Hollywood, al recibir una oferta de los estudios Metro Goldwyn Mayer. En aquel año rompe su amistad con Dalí.

Tras viajar a Hollywood y conocer a Charles Chaplin y Serguéi Eisenstein, entre otros,  Buñuel regresó a España en 1931 para rodar el documental “Las Hurdes, Tierra Sin Pan” (1932), que sufrió la censura en España. En aquella época, Buñuel se aleja de la corriente surrealista y se aproxima al comunismo, colaborando con la AERA (Asociación de Escritores Revolucionarios) y afiliándose al Partido Comunista Francés.

El 23 de junio de 1934 se casa con Jeanne de Rucar, a la que había conocido años atrás cuando estudiaba en París. La pareja tuvo dos hijos, Juan Luis y Rafael.

El estallido de la Guerra Civil española pilló a Buñuel en Madrid. A pesar de apoyar al bando republicano, no dudó en ayudar a sus amigos del bando franquista cuando tuvo la oportunidad.  El 18 de agosto de 1936 Lorca fue asesinado y Buñuel huyó a Ginebra en septiembre de ese mismo año. Decidió regresar a París para emplearse como espía y propagandista del gobierno republicano en el exilio. Por temor a ser asesinado, huyó con su esposa e hijo a Estados Unidos, haciéndose la promesa de no regresar a una España fascista.

Buñuel trabajó durante un tiempo en el MOMA y dobló largometrajes al español en Hollywood, aunque su pasado político hizo que tuviera que dimitir. Tras un largo período sin hacer cine, en 1946 fija su residencia en México. Allí estrenó “Gran Casino” (1947) y consiguió la doble nacionalidad en 1949. Ese mismo año estrenó la comedia “El Gran Calavera”, con gran éxito de público.

 

DÉCADA DE LOS 50

Le siguieron “Los Olvidados” (1950) que no tuvo tan buena acogida en el país azteca y sin embargo, fue premiada en mayo de 1951 con el premio al mejor director en Cannes, suponiendo el redescubrimiento internacional de Buñuel, pues su película se proyectó durante meses en París y Londres.

En 1952, “Subida al cielo” obtiene el premio al mejor filme de vanguardia en Cannes. Le seguirían títulos como “El bruto” “Él”, “Robinson Crusoe” (en inglés y en color), “La ilusión viaja en tranvía” o “Ensayo de un crimen”, cuyo éxito le abre las puertas de la cinematografía francesa.

En 1958, estrena “Nazarín” que logra la Palma de Oro en Cannes.

La originalidad y simbolismo de su filmografía que abarcaba diversos géneros y subgéneros, con comedias negras, dramas de corte neorrealista o melodramas pasionales, eran el vehículo perfecto para lanzar feroces críticas contra la burguesía y el catolicismo.

 

DÉCADA DE LOS 60

Tras dirigir “La Joven” (1960), obtiene un permiso temporal del gobierno español para regresar a España y rodar “Viridiana” (1961). La película, protagonizada por Fernando Rey, Silvia Pinal y Paco Rabal y basada en la novela Halma, de Benito Pérez Galdós, recibe la Palma de Oro en Cannes y los ataques del Vaticano, lo que supone un enorme escándalo político en España que hace que la película se retire.

Un año después estrena la brillante sátira “El Ángel Exterminador” (1962), película que vuelve a protagonizar Silvia Pinal, en la que se alude a Dalí.

Llegarían títulos como “Diario De Una Camarera” (1964), “Simón Del Desierto” (1965), que obtiene el León de Plata en la Mostra de Venecia y “Belle de Jour” (1967), drama erótico con tintes surrealistas protagonizado por la bella Catherine Deneuve, que se convirtió en uno de los títulos más renombrados de su carrera. Con “La Vía Láctea” (1969) concluye su filmografía de los años 60.

 

DÉCADA DE LOS 70

Buñuel vuelve a adaptar a Galdós en “Tristana” (1970), película que protagonizaron Fernando Rey (uno de sus actores fetiche), Catherine Deneuve y Franco Nero.

En 1972 rueda en Francia, de nuevo con Fernando Rey como protagonista, “El Discreto Encanto De La Burguesía”, película que consiguió el Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa y la nominación de Buñuel al Premio Oscar al Mejor Guión.

Para celebrarlo, George Cukor organizó en su casa una cena homenaje a Buñuel a la que asistieron cineastas de la talla de John Ford, William Wyler, Robert Mulligan, Billy Wilder, Alfred Hitchcock, Robert Wise o George Stevens.

En 1974, Buñuel filma una de sus películas más vanguardistas, “El Fantasma De La Libertad” y en 1977, finaliza el rodaje de su última película, “Ese Oscuro Objeto Del Deseo”, Premio Especial en el Festival de San Sebastián.

 

 

ÚLTIMOS AÑOS

Buñuel viaja por última vez a España en 1980 para recibir un homenaje en Madrid, donde recibe el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid, viaje que también aprovecha para despedirse de su pueblo natal.

En 1982 se publica su autobiografía Mi último suspiro y se edita también su obra literaria.

El día 29 de julio de 1983 Luis Buñuel Portolés fallece en Ciudad de México a la edad de 83 años.

 

LEGADO

Polémico, crítico, original y surrealista hasta el final, puso el foco en el acto de crear piezas cinematográficas únicas en su género, que le han catapultado como uno de los genios cinematográficos más grandes de la historia del cine.