La derrota de los Nazis: El enemigo dentro

La estrategia bélica del partido nazi estaba condicionada por la creencia de que el pueblo alemán era una raza superior, pero la forma en que manejaron 'el problema judío', como así lo llamaban, contribuyó a la caída de Alemania. Los nazis establecieron 42.500 campos de concentración, cada uno de los cuales requirió enormes recursos administrativos y materiales. Paradójicamente, quienes acabaron siendo asesinados constituían una fuerza laboral en potencia que Alemania necesitaba desesperadamente para la campaña militar. La obsesión germana por librar esta guerra ideológica socavó finalmente su capacidad de victoria y provocó la muerte de millones de personas.

Ver más información de este programa