La derrota de los Nazis: Errores militares

Las primeras victorias en la II Guerra Mundial proporcionaron a Hitler un enorme exceso de confianza, y, cuando los errores comenzaron a producirse, estos fueron gruesos y reiterados. Al final, la arrogancia y el egoísmo los llevaron a la derrota total a manos de los aliados. Hitler y Goering tuvieron ocasión de aplastar a los británicos en Dunkerque y en la batalla de Inglaterra, pero dudaron y se equivocaron, lo que dejó a Hitler con un problema que nunca conseguiría resolver. A continuación los nazis se centraron en el este, en una campaña en la Unión Soviética que fue irregular desde el principio, y después acusaron la microgestión y los delirios del führer. Sus estrategias a menudo no eran más que una serie de decisiones temerarias tomadas a la carrera. Durante casi una década, Hitler lanzó los dados por toda Europa y, al final, la casa ganó.

Ver más información de este programa