Locos por los coches: Los encargos más insólitos

Los chicos de Count's Kustoms repasan los trabajos más insólitos que les han encargado. Por ejemplo, un Chevrolet Blazer del 72 ideal para los que les gusta pegarse al coche que circula delante, una `chopper¿ especialmente diseñada para una persona a la que le falta una pierna, un Ford Ranchero hecho polvo convertido en una preciosa mesa de billar, y un Pontiac Firebird del 69 resucitado de entre los muertos. Más tarde, Rick Harrison reta a Danny a convertir un montón de chatarra en una réplica del Mustang que aparece en el clásico de Steve McQueen `Bullitt¿.