Territorio Templario: Montesa, ¿El renacimiento del temple?

Desaparecido el Temple, Iglesia, nobleza, el rey y otras órdenes peninsulares querían beneficiarse de todo cuanto le perteneció. Jaime II intercedió para que fuera una nueva Orden, la de Montesa, quien se convirtiera en su heredera. Los bienes del Temple se dividieron y todos aquellos pretendidos y ansiados durante décadas, entre ellos aquellos localizados en el Maestrazgo, recayeron en Montesa. ¿Control territorial, control económico o algo más? ¿Cuáles eran los intereses detrás de la herencia templaria?

Ver más información de este programa