Alienígenas, la evidencia definitiva