Hitler

El Hitler agitador se transforma en un activista y propagandista político con la mente puesta en dominar Alemania. Además, la llegada del cine le sirve como escenario mundial para sus sorprendentes habilidades interpretativas. Hitler sienta las bases de las campañas electorales modernas llevando al partido nazi desde la marginación hasta convertirlo en el segundo mayor partido en el Reichstag en 1930. A medida que crece el culto a su personalidad, también lo hace la exposición de su vida privada al escrutinio de los medios. Ya siendo canciller en 1933, Hitler no pierde un minuto en eliminar sin piedad a cualquiera que pueda interponerse en su camino de convertirse en Führer. En la película `El triunfo de la voluntad¿, de Leni Riefenstahl, su figura se eleva casi a la de un dios. El dictador ha impuesto su autoridad en Alemania.