Los secretos sexuales de Hitler

Esta nueva serie deconstruye la imagen del hombre más malvado del siglo XX y revela a un líder atormentado por los problemas de salud, las inseguridades, el incesto, los complejos sexuales, el fetichismo y la adicción a las drogas. El hombre que arrastró al mundo entero a la guerra y ordenó las atrocidades más inimaginables consumía a su vez metanfetaminas, cocaína y hasta un cóctel estimulante que contenía semen de toro. Sus relaciones se quebraron: una de sus amantes se suicidó, y la única mujer a la que de verdad amó fue la hija de su hermanastra, que también se quitó la vida. Se masturbaba de forma reiterada, practicaba el fetichismo y ventoseaba incontroladamente. Además, la burla colegial de que solo tenía un testículo parece ser cierta.